Sigue la larga batalla para recuperar obras robadas

“En galerías y casas de particulares hay todavía miles de piezas que fueron confiscadas o hurtadas por los nazis”: investigadores.
Retrato de un caballero.
'Retrato de un caballero'. (DPA)

Alemania

Julius Priester, Max Silberberg, Carl Sachs.... Casi nadie conoce hoy en día los nombres de estos coleccionistas judíos que se vieron obligados a huir de la dictadura nazi o acabaron siendo asesinados en campos de concentración. Muchas de sus obras de arte se consideran actualmente desaparecidas, pero no todas lo están. Y es que 70 años después de la Segunda Guerra Mundial, éstas aparecen una y otra vez en el mercado.

Que los descendientes de sus antiguos propietarios logren recuperarlas, como ocurrió esta semana con un retrato pintado por El Greco, sigue siendo hasta hoy en día más bien algo excepcional. "En galerías y casas de particulares hay todavía miles de cuadros que fueron confiscados o robados por los nazis", afirma el publicista alemán Stefan Koldehoff, que lleva años siguiendo el rastro del arte robado.

Además, "el mercado del arte sigue comercializando estas obras robadas, a veces a sabiendas y otras por desconocimiento", señala. Una y otra vez vuelven a aparecer nombres de coleccionistas judíos que hasta entonces se ignoraban por completo, añade.

El caso del banquero e industrial judío Priester (1870-1954), cuyo Retrato de un caballero acaba de ser devuelto a sus legítimos dueños, es un ejemplo de lo anterior. Priester huyó de Viena a México en 1938, y seis años después la Gestapo confiscó toda su colección. Cuando terminó la guerra, emprendió la búsqueda de sus obras de arte, pero de las 50 que poseía siguen faltando 20.

En el caso de la pintura de El Greco, de cuya muerte en España se conmemoró el año pasado el quinto centenario, resulta especialmente sorprendente que el lienzo se conociera en el mercado desde hace años. Entre las varias manos por la que pasó se incluyó temporalmente un coleccionista privado. Y hasta la fecha, solo los museos se han comprometido bajo los llamados Principios de Washington con la búsqueda y restitución de arte robado.

"Es un hecho que hay arte robado en los museos y en el mercado", dice la investigadora Monika Tatzkow, que lleva identificados más de dos mil objetos robados por los nazis.