• Regístrate
Estás leyendo: Vi a tres hombres llorar
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 11:02 Hoy

Vi a tres hombres llorar

Toscanadas

Tenía mucho tiempo sin ver futbol. Pero, viviendo aún en España, me fue imposible evitar el juego del Real Madrid contra el Liverpool
Publicidad
Publicidad

El partido ya lo olvidé. Lo que no olvido es que vi a tres hombres llorar: un egipcio, un español y un alemán. Me di cuenta de que he perdido contacto con el mundo contemporáneo. En mi época se lloraba de alegría. Cuando el equipo era campeón. Cuando Felipe Muñoz ganaba medalla de oro y escuchaba el himno nacional. Cuando nos conmovía un concierto o un poema. Porque la alegría o el exceso de pasión se podía mostrar, así fuera con llanto. Pero el dolor, no. Ni el emocional ni el físico. El emocional se dejaba notar con estoicismo, y lo correcto ante el dolor físico era ocultarlo. Hasta los niños ante un golpe doloroso decíamos “Al cabo ni me dolió”. Pero yo vi a tres hombres llorar. Y me pregunto cómo alguien puede sentirse un guerrero de las patadas si luego va a chillar porque lo patearon. En el futbol llanero ni con la pierna rota se hacían aspavientos. Según recuerdo, Maradona no lloró cuando lo fracturaron, y Beckenbauer no se fue con la mamita sino que siguió jugando aquel partido del siglo contra Italia. Quizá la vez anterior que había visto un partido de futbol fue aquella final de Eurocopa entre Francia y Portugal. También recuerdo poco de ella, pero eu me lembro que el mero mero portugués salió llorando. Entonces voy a suponer que es normal el llanto en los partidos de futbol. Acaso me sorprendió escuchar a los comentaristas harto solidarios con las lágrimas de los deportistas. No soy tan insensible como para criticar estas cosas; solo me maravillo de cuánto han cambiado los tiempos y cuán poco me he dado cuenta de tal transformación porque mayormente vivo aislado del mundo, sin contacto con el cine y la tele, que vienen moldeando el carácter de las nuevas generaciones. Cuando veo llorar a un hombre ante la adversidad siempre me viene a la cabeza aquella famosa fotografía de un francés que no puede contener las lágrimas al saber su patria derrotada al tiempo que lo rodean hombres y mujeres con expresiones más estoicas y valerosas. Se publicó por primera vez en la revista Time, con la leyenda “Un francés derrama lágrimas de dolor patriótico mientras las banderas de los regimientos derrotados de su país son exiliadas a África”. Vaya uno a saber. Quizá soy un insensible, y lo correcto en estos tiempos será ver durante el mundial de Rusia a muchos hombres llorar porque les duele el pie, y quizá ésa sea la forma en que hoy se gana el corazón de las mujeres, pues robarles un beso ya no funciona.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.