• Regístrate
Estás leyendo: Uno de espías
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 19:41 Hoy

Uno de espías

Reseña

Fritz Lang puso las bases del género y Hollywood lo revistió con la belleza y el glamur
Publicidad
Publicidad

Xavier Pérez es el autor de Películas clave del cine de espías, libro publicado por la editorial Robin Book; se trata de un recorrido histórico por un género que comienza con Spione (1928), de Fritz Lang, en la que un banquero es el cerebro de una red de espionaje que intenta provocar una crisis mundial. Un joven agente del gobierno le sigue los pasos mientras una hermosa espía busca seducirlo y acabarlo.

Fritz Lang puso las bases del género y Hollywood lo revistió con la belleza y el glamur de estrellas como Marlene Dietrich, que en Fatalidad interpreta a una espía austriaca que se enamora de un oficial ruso, por el que traiciona a su país y muere frente al pelotón de fusilamiento. O como Greta Garbo, que en Mata Hari “encarna a la espía más famosa de la Primera Guerra Mundial”, cuya historia ha sido llevada al cine en numerosas ocasiones.

El cine de espías “necesita un acotado marco político para manifestarse”. Si hurga en la intimidad de algunos personajes es por una razón política. Esto sucede en películas como La conversación o La vida de los otros. Las dos muestran una sociedad destinada a existir bajo vigilancia, ya sea de corporaciones ocultas, como en la primera; o del Estado, como en la segunda. En ambas, es angustiosa la indefensión del individuo frente a poderes velados.

Entre la exaltación patriótica, la propaganda y el anticomunismo, en las primeras décadas del siglo XX la nómina del cine de espías se incrementó con obras como 39 escalones, de Alfred Hitchcock, basada en la novela homónima de John Buchan, en la que el héroe es perseguido a la vez por la policía y los maleantes. Hitchcock volvería una y otra vez a este género con cintas —como Encadenados— que combinan suspenso, aventura y romance.

El cine de espías no ha dejado de evolucionar, de cautivar al público con sus estrellas, con las historias de autores como Ian Fleming, John LeCarré, Graham Greene o Robert Ludlum, que enfrentan al hombre con grandes peligros para la humanidad. A veces se han vuelto referencias perdurables como las películas de James Bond, cuya saga comienza en 1962 con Agente 007 contra el Dr. No, protagonizada por Sean Connery y Ursula Andress.

El 007 es un icono, pero también lo son Ethan Hunt, interpretado por Tom Cruise en Misión: imposible, que de la televisión pasó al cine en 1996 con la película dirigida por Brian de Palma. Y desde luego el desmemoriado Jason Bourne, protagonizado por Matt Damon en la serie “de tono altamente hitchcockiano”. Son tres héroes, entre tantos otros que han dado vida a un género en el que nunca faltan novedosos artilugios tecnológicos.

Películas clave del cine de espías despliega la iconografía esencial de un género que se fortalece y renueva con el tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.