• Regístrate
Estás leyendo: Nivel Neymar de la lectura
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 01:39 Hoy

Nivel Neymar de la lectura

Bichos y parientes

Resulta que Montesquieu es un racista, según leo en un historiador valioso e interesante
Publicidad
Publicidad

Joseph Ki Zerbo es autor de una muy buena Historia del África negra (dos tomos en Alianza Editorial, 1980), pero creyó entender que, según Montesquieu, “la servidumbre natural debería limitarse a algunas naciones específicas del mundo”. Esa es ya una lectura errónea; pero la cosa ha continuado hasta lograr el disparate: “De tal modo que, para Montesquieu, un buen cristiano está educado para pensar que los africanos son subhumanos o engendros del diablo” (Lisapo ya Kama, en African History). En internet hay foros y publicaciones en inglés y francés dedicados a elucidar si la obra de Montesquieu pertenece a Dios o al diablo. Si el Espíritu de las leyes, y desde luego ese engendro de la apropiación cultural, llamado Cartas persas, son obras del racismo ignorante o del racismo científico.

En efecto, el capítulo 5 del libro XV del Espíritu... dice que, de no haber esclavos, “el azúcar sería demasiado cara”; que “no puede cabernos en la cabeza que siendo Dios un ser infinitamente sabio haya dado un alma, y sobre todo un alma buena, a un cuerpo totalmente negro”, y que “tienen una nariz tan aplastada que es casi imposible compadecerse de ellos”... Pero, ¿a alguien se le esconde que esas repugnantes líneas son pura sorna y burla evidente de los esclavistas? ¿Que unas líneas antes desprecia la conquista española (ha leído al menos a Antonio de Solís y al Inca Garcilaso) y que concluye que no se puede ser cristiano y defender la esclavitud y la servidumbre? ¿Qué pasa cuando un lector elige ignorar contexto, tono y el goce de la lectura? Porque no se puede leer a Montesquieu como si fuera un código inerte; se necesita una mala fe muy robusta y muy dinámica para hacerse sordo al tono, a la conversación y no hallar sino texto, puro texto, en un código insulso.

Montesquieu es un escritor formidable. Su obra es a las ideas como las partituras de Rameau a la música: ejemplos de la inteligencia, la elegancia, la viva simpatía y el dominio pleno de los recursos. Basta interpretarlas con buen oficio y sin mala fe. Quien sabe leer no ignora la sonrisa inteligente, la mueca de desprecio, la teatralidad, los sobreentendidos. ¿Qué es más fácil: hacer el esfuerzo por entender en su contexto o adquirir el aturdimiento necesario para convertir la propia incapacidad en una lectura resentida? En el segundo caso siempre queda la invulnerabilidad del victimismo: leo mal para culpabilizar al otro. Es el nivel Neymar de la lectura.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.