Las niñeras vejadas de Patricia Aridjis

Guía visual.
Patricia Aridjis. 'Arrullos que son para otros' 2016.
Patricia Aridjis. 'Arrullos que son para otros' 2016.

Pobreza es vejación. ¿Ganarse el pan abandonando a los propios hijos es vejación? ¿Ser niñera es vejatorio? ¿La vida de una niñera consiste en enamorarse de los niños ajenos y extrañar a los propios? Sobre esto reflexiona Patricia Aridjis en el Centro Médico Nacional Siglo XXI. Su exposición Arrullos para otros ya estuvo en la Fototeca Nacional de Pachuca (INAH) en 2014. La artista ha contado cómo la cinta París, te amo le detonó ideas alrededor de un tema que siempre le importó. “Cuando vi a una mujer arrullando a su hijo con una canción que luego le cantaría al niño que cuida pensé en fotografiar sus dos ámbitos”. La exposición es generosa en sensibilidad y en maestría técnica, en su ternura y en su paseo constante por el mundo esquizofrénico de las niñeras Lola, Magos, Jessi, Mary y Bibiana, entre otras: el de su empleadora con recursos y el suyo tan carente, aunque ambas vivan en mayor o menor grado la imposibilidad (¿vejatoria?) de ver crecer a sus niños. Pobreza y riqueza crudas. Niños felices en su alberca frente al mar mientras la nana, esa mujer fundamental, añora a sus propios hijos abandonados o cuidados por familiares. Como en Las horas negras, sobre la cárcel de mujeres, el verdadero tema de Aridjis es la pobreza femenina cuantificada tantas veces por los economistas. Su mirada sobre el mundo femenino es de una ternura especialmente inteligente, visible también en las historias de las cédulas escritas con lenguaje preciso y demoledor. Los rostros de algunas nanas, a quienes la artista siguió varios años, revelan un absoluto endurecimiento emocional, aunque también hay niñeras muy alegres, muy amorosas con “sus” niños ajenos. Cuando una investigadora europea me dijo que le fascinaba México porque las mujeres podemos tener sirvientas y realizar nuestra vocación, vi lo crudo del hecho. También las mujeres nos explotamos las unas a las otras. Hace poco se creó aquí un sindicato de trabajadoras domésticas. La tendencia es, como anticipó Vivian Forrester hacia 1997, esclavizar al otro, pagar poco al joven y desdeñar al viejo.     

Arrullo para otros, el libro digital concebido como aplicación para dispositivos móviles, es excepcional. Contiene, además de las imágenes, entrevistas, textos críticos y una voz narrativa en off. “En la fotografía hay un cambio impresionante. No solo hay imagen fija: también audio, color, blanco y negro, todo”, ha dicho Jorge López Vélez, creador de esta App. Los artistas acuden al lenguaje multimedia. Una nueva película de Maya Goded —sobre las prostitutas de la Plaza de la Soledad, en La Merced, a quienes ha retratado desde hace más de veinte años—, fue muy bien recibida en el Sundance Festival. El proyecto sobre las doce personas más pobres del país, del periodista Salvador Frausto, incluye libro de reportajes, videos y fotografía. Dice Aridjis: “las niñeras se exilian como recurso de sobrevivencia. Quise fotografiarlas en sus ambientes rurales y en el de las casas donde trabajan, diametralmente opuestos y muy característicos de México”. No se pierda Arrullos… Aquí se revelan los vínculos construidos por las nanas y los niños que cuidan, emocionalmente enriquecedores más allá de la cruda desigualdad. Conozca a estas niñeras de la ciudad de México, Mexicali, Mérida, Puebla, Acapulco y Jalisco, entre otros lugares.