• Regístrate
Estás leyendo: Milagros Mumenthaler: “La película funciona como memoria en el sentido político”
Comparte esta noticia

Milagros Mumenthaler: “La película funciona como memoria en el sentido político”

Entrevista

la manera de abordar la dictadura, no relatando los hechos sino lo que quedó después, cómo uno crece teniendo un padre desaparecido
Publicidad
Publicidad

Milagros Mumenthaler pertenece a la generación conocida como “hijos de la dictadura”. Sus padres fueron exiliados políticos y ella regresó a Argentina a los 18 años. Su interés por abordar el impacto de aquel periodo se nota en su película La idea de un lago, donde a partir de un libro de Guadalupe Gaona reflexiona acerca de nuestra relación con la memoria.

¿Qué conexión estableció con la obra de Guadalupe Gaona, Pozo de aire, para hacer su película?

La película es una adaptación libre del poemario de Guadalupe Gaona. El libro tiene siete poemas y muchas fotografías familiares de archivo y otras sacadas por la autora, todas en la casa de familia de Villa La Angostura. Siento una conexión emocional muy fuerte con su obra por su idea del hogar y la fraternidad, y por el vínculo madre–hija que se entreveía a lo largo de sus páginas. Algo que me gustó del libro y me pareció que debía estar en la película es la manera de abordar la dictadura, no relatando los hechos sino lo que quedó después, cómo uno crece teniendo un padre desaparecido.

La película refleja el funcionamiento fragmentario y no lineal de la memoria.

Desde el inicio del proyecto me imaginé una película donde el hilo conductor iba a ser la mente de Inés, la protagonista. Ella hace un ejercicio de memoria haciendo un libro para homenajear a su padre y dejar asentado lo que sucedió. Y la película también funciona como memoria en el sentido más político de la palabra, pero en distintos tiempos. Partimos del presente para ir al pasado pero allí se introduce la imaginación y los deseos que son proyecciones hacia un futuro posible. 

¿Por qué las diversas texturas en la película? Hay VHS, Súper 8, formato digital… 

Al ser una adaptación de un poemario autobiográfico y que cuenta la desaparición de una persona con nombre y apellido, Gustavo Gaona, era fundamental que la película tuviese algo documentado. Por eso retomo el prólogo del libro. Filmamos en la casa real de la familia de la autora. Las fotografías que aparecen en la película son reproducciones exactas de las del libro, y muchos de los actores no son profesionales: son gente ejerciendo lo que hace en sus vidas. Así que los cambios de formato eran fundamentales para respetar la estética en las distintas épocas.

Es una película muy lírica, no solo por su vínculo con un libro, sino por la búsqueda de una poética en la imagen. 

Todo partió de ahí, de secuencias visuales que expresaban algún sentimiento íntimo. El desafío consistía en hacer convivir secuencias muy sensoriales o poéticas (que reflejan lo íntimo) con algo del orden de lo documental y con una narración muy fragmentada, esencial si quería hablar de la memoria. 

Hay también una reflexión acerca de la muerte, la ausencia, y la maternidad, que se potencia con el embarazo de Inés. ¿Por qué le interesaban estos temas?

Era importante que Inés estuviese embarazada, porque ese futuro hijo fue el motor para emprender otra vez la búsqueda, la necesidad de darle a su bebé las repuestas que ella no tuvo. También marca una diferencia generacional. La madre de Inés representa a muchas mujeres que lucharon por sus ideales, mujeres fuertes que tuvieron que educar a sus hijos y mantenerlos pero el patrón social era muy fuerte. Inés pertenece a una generación de chicas que, más allá de estar embarazadas, se permiten cuestionarse sobre las relaciones de pareja.


La idea de un Lago Dirección: 

Milagros Mumenthaler, 2016


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.