• Regístrate
Estás leyendo: ¿Melón o sandía?
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 12:28 Hoy

¿Melón o sandía?

Toscanadas

Cuando alguien tiene un importante puesto en la política, ha de estar consciente de que algunos de sus actos serán juzgados en el presente y en la historia
Publicidad
Publicidad

Cuando alguien tiene un importante puesto en la política, ha de estar consciente de que algunos de sus actos serán juzgados en el presente y en la historia. Pienso en esto porque estaba leyendo sobre Federico Laredo Brú, que llegó a ser presidente de Cuba de 1936 a 1940. Seguro tuvo una mujer que lo quiso, sin duda hizo cosas buenas para su país, fue valiente como militar y tuvo amigos con los que compartió alguna copa. A ellos les habrá dejado gratos recuerdos. Mas siendo un hombre que vivía para el presente, no supo hacer lo correcto cuando la historia le tocó la puerta. Hace ochentaiún años partió de Hamburgo el barco St. Louis con destino a La Habana. Llevaba a bordo más de novecientos judíos que huían de las persecuciones nazis y habían tramitado sus papeles para emigrar a la isla. 

Mas por algún capricho, por protestas de los cubanos o por ese antisemitismo que siempre propaga la iglesia católica, el presidente Laredo Brú decidió invalidar los permisos y no permitió que los judíos desembarcaran. El capitán del St. Louis, Gustav Schröder, alemán de sangre germana, no judía, hizo lo posible por negociar con los cubanos, pero todo resultó infructuoso, y los echaron de vuelta a Alemania. Hizo gestiones para desembarcar en Estados Unidos, en Canadá, en Panamá y también en México. El asunto ocupó las primeras planas en la prensa mexicana. Eran fechas en que estaban llegando miles de refugiados españoles. Ningún trabajo hubiese costado que Lázaro Cárdenas le abriera la puerta a novecientos judíos, sobre todo mujeres y niños, en busca de refugio. Pero los políticos gringos, canadienses, panameños y mexicanos, prefirieron pasar la papa caliente, dejando que su falta se diluyera en las aguas de la historia, y haciéndole pagar todo el pato al señor Laredo Brú. Gustav Schröder, a sabiendas de la suerte que les esperaba en Alemania, consiguió ir dejando su valioso cargamento de personas en Inglaterra, Francia, Holanda y Bélgica. La guerra comenzó un par de meses después y más de doscientos pasajeros del St. Louis habrían de morir en campos de concentración. Me pregunto qué habrán pensado de la hospitalidad que hallaron en el continente americano. El único héroe entre tantos que dieron la espalda, fue el capitán Schröder, y cuando la historia hizo su juicio el hombre recibió varias condecoraciones e Israel lo consideró uno de los “Justos entre las Naciones”. Hoy tenemos muchos St. Louis que andan por mar y tierra en busca de dónde atracar; y varias personas que deben tomar decisiones en el presente para la historia. ¿Qué serán? ¿Laredos o Schröders?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.