• Regístrate
Estás leyendo: La vuelta de Dionisos
Comparte esta noticia

La vuelta de Dionisos

A fuego lento

La novela de aventuras parece, al menos en México, un género en extinción
Publicidad
Publicidad

Esa aberración que es la narconovela y el thriller policiaco inspirado en la nota roja no hacen prosperar a otras especies. Tienen, como la realidad de donde provienen, voluntad de exterminio. Porque exhibe su anormalidad, y por otra buena cantidad de razones, hay que festejar la aparición de Europa y los faunos. Sabe oponerse a las modas.

Son variadas las peripecias que depara y aún más los recursos de los que se vale para encumbrar a dos personajes —judíos daneses, sobrevivientes, huérfanos— que dejan Europa y se instalan en México al término de la Segunda Guerra Mundial. Y profusas son las líneas que tiende el menor de ellos, David Cristian Baltasar, quien termina por imponer su figura a través de su descendencia. De modo que Europa y los faunos es la novela de una familia, tan extravagante como tocada por la desgracia.

Soler Frost es capaz de condensar largos periodos de tiempo y de dilatar a su vez una breve temporada. Maneja con talento parejo la lentitud y la velocidad: la atención en el detalle y el zarpazo para ilustrar los grandes hechos en unas pocas frases. Estos cambios de ritmo serían impensables sin una conciencia obsesiva del lenguaje. Soler Frost es un estilo y ese estilo mueve al goce y a la reflexión: al goce porque rinde tributo a la sensibilidad de las bestias fabulosas que un día produjo la imaginación clásica, y a la reflexión porque está poblado de referencias, de guiños a la tradición literaria, musical, teatral, pictórica.

Está entonces la biografía de una familia cuyos orígenes se remontan a Dinamarca y a la que seguimos por tres generaciones, pero está asimismo la visión del amor en muchas de sus formas. Casi la mitad de Europa y los faunos pertenece al nieto de aquel danés que escapó de la furia nazi y levantó un imperio filatélico en la Ciudad de México. También se llama David, se ha marchado a Copenhague y no se siente atraído por las mujeres. Desea el cuerpo masculino tanto como al teatro. En este punto, la novela toma la apariencia de un escenario donde se representarán Las bacantes de Eurípides… y se lanza contra toda norma, disolviendo los géneros, armando una fiesta dionisiaca. Reconocemos de esta manera la vida en su versión extática y nos entregamos a la gran literatura.

Europa y los faunos
Pablo Soler Frost
Literatura Random House
México, 2018 


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.