Julio César Estrada: “No se necesitan monstruos para dar miedo”

[Entrevista]
Diez años tardó Julio César Estrada en terminar Jirón de niebla, filme que recupera un guión inédito de Carlos Enrique Taboada.
Diez años tardó Julio César Estrada en terminar Jirón de niebla, filme que recupera un guión inédito de Carlos Enrique Taboada. (Especial)

Ciudad de México

Diez años tardó Julio César Estrada en terminar Jirón de niebla, filme que recupera un guión inédito de Carlos Enrique Taboada, y que narra la historia de un menor que tras el suicidio de su madre, se va a vivir con una tía que lo odia y a la que asesina, hecho que cambiará el futuro. Con las actuaciones de José Ángel Bichir, María Rojo, Ernesto Gómez Cruz y Joaquín Cosío, la película de Estrada al fin llega a la cartelera.

Dos remakes y ahora filma un guión inédito de Carlos Enrique Taboada. ¿Por qué su interés en él?

Hace algunos ayeres tenía ganas de hacer una película de terror y mi socia, Estrella Medina, me propuso hacer un remake. Platicamos con Rocío, su viuda, y tenía disponible Hasta el viento tiene miedo y Jirón de niebla, además de El libro de piedra, con la que le rendí homenaje. Creo que tienen mucha relación con el cine de Hitchcock, esos filmes no necesitan de un monstruo para provocar el miedo. En Más negro que la noche todo son gritos, intuyes que ahí anda algo, pero no necesitas verlo.

Sin embargo, en Jirón de niebla usted aporta varias cosas. Quizá es la película menos apegada al argumento original.

Sí, conservamos la esencia pero aporté elementos de Edgar Allan Poe y El corazón delator. Me quedo con el cuate que mata a su tía, la empareda e intenta rehacer su vida, pero a esto se suman más detalles.

Como el énfasis en la niñez del protagonista.

Sí, ya no es lo que Taboada pretendía mostrar en los años ochenta. Además, creo que hacía falta trabajar el guión para entender lo que acontece después, cuando el personaje se hace trizas, y crear empatía con el espectador para que se identifique con su sufrimiento y viva con él un conjunto de situaciones intensas.

¿Por qué darle una atmósfera atemporal?

Cuando tuvimos el guión terminado, quisimos borrar la marca del tiempo. Si tienes una historia tan envolvente no necesitas más elementos. Inclusive, el diseño de audio está trabajado en el mismo sentido. Procuramos que el sonido, en todos sus elementos, fuera muy sutil. Ayuda también contar con actores tan profesionales.

Sus castings son también más ambiciosos…

En mis películas siempre intento trabajar con gente que admiro. Ernesto Gómez Cruz, Joaquín Cosío, Arcelia Ramírez y María Rojo, aunque ella llegó después porque en principio íbamos con Geraldine Chaplin, pero la verdad es que María no le pide nada. Creo que para la convocatoria ayudó mucho el guión.

¿Ubica a Carlos Enrique Taboada en la tradición de Juan López Moctezuma?

Yo creo que sí. Carlos Enrique Taboada se consuma como director en Veneno para las hadas, donde concreta su gran vocación cinematográfica. Es tan impecable que se lleva un Ariel. Sin embargo, si nos vamos más para atrás, digamos a El libro de piedra, encontramos errores de producción o problemas de guión. Por supuesto que ahora el lenguaje es distinto, pero sucede lo mismo en México y en el extranjero, por eso me parece injusto que se le soslaye. Entre la narrativa de René Cardona y la de Taboada hay mucha diferencia.

¿En qué momento un director, en principio fallido, como Taboada, Orol o Ed Wood se convierte en autor de culto?

El mismo elemento los lleva a esto. En Juan Orol lo kitsch es valioso; en cambio, Taboada sí tenía un lenguaje y por supuesto que te llevaba a un mundo de terror.