Dichoso el padre que tiene una hija

Poesía
Ex Libris El amor de Caterina por su hijo Farinelli
Ex Libris El amor de Caterina por su hijo Farinelli (Eko)

Este poema inédito reflexiona sobre la diferencia y su complemento

 

Para un hombre que es padre

no hay modo de saber de desdichas

y dichas femeninas si éstas no lo acometen

a través de una hija.


Dichoso el padre que tiene una hija

(una al menos), y más dichoso

el que aprendió por ella

que la Tierra es redonda

y que el tiempo infinito

es solo el resplandor

del más breve relámpago.


Mi hija me dotó de la noción suprema

del saber femenino.

Me hizo percibir por ósmosis inversa

del verso y la emoción

la dicha y su contrario,

el haz con el envés,

que un hombre desconoce

si no tiene una hija.


Nadie puede pasar por este mundo

y decir que ha vivido,

que realmente ha vivido,

si no ha sido capaz de comprender

la angustia y la alegría de la otra mitad

que complementa al mundo.


Y esto que no consigue casi nunca la madre

―porque se pone ella en el lugar del hijo―,

lo consigue la hija sin darse cuenta acaso,

y bastardo es el padre, en todos los sentidos,

que no pueda ponerse en sus zapatos.


Mi hija me regaló la fuerza femenina

que me impide, por siempre,

ser una simple bestia de los prados erguida,

un bárbaro insensible, un bruto racional,

un idiota que pasa por el mundo

sin comprender jamás la otra parte del mundo.


Ciudad de México, 2 de junio de 2017.