El triunfo del Eficine

Hombre de celuloide
'Un padre no tan padre' de Raúl Martínez
'Un padre no tan padre' de Raúl Martínez (Especial)

El estímulo fiscal Eficine tiene poco más de diez años y ha conseguido en tiempo tan corto reconstruir la industria del cine nacional.

Un padre no tan padre (producida bajo este régimen) tiene muchas razones para ser vista, pero las principales son dos: reúne el talento de artistas novatos con el de artistas fogueados. Martínez debuta con esta comedia cuya intención es divertir. Lo hace bien porque comienza por el principio: dirigiendo actores. He aquí un tipo inteligente. Antes de comenzar a denunciar, escandalizar, señalar, explorar o todas las anteriores, lo que hace es rodearse de un elenco espectacular. ¿Acaso hay buen cine sin grandes actuaciones? Creo que no. El otro debutante es el guionista. ¿Hay buen cine sin un buen guión? Tampoco. Bremer hace una comedia de estereotipos, sí, pero eso es una comedia: género moral hecho de estereotipos, paradigmas de conducta social que el escritor regiomontano sabe tejer. Y cada secuencia tiene relación con el todo. Uno agradece porque los chistes son orgánicos, están bien actuados y en el mejor de los casos incluso enternecen. Efectivamente, Un padre no tan padre es cine hecho para que uno se enternezca y salga de la sala con entusiasmo.

Héctor Bonilla hace al hombre que ha llegado a los noventa y está amargado. Por causas que no voy a contar aquí se convierte en el pez fuera del agua de la típica (pero eficiente) comedia humana. En su nuevo medio, el hombre sexista, homófobo y violento tendrá que adaptarse a los progres que fuman mariguana, comen vegetariano y tratan de vivir en el mundo de amor y paz. Para lograrlo necesitan una villa espectacular en San Miguel de Allende, pueblo mágico que el director explota gozoso. La contraparte de Bonilla es el hijo hippie: Benny Ibarra interpreta sin afectaciones a un tipo bonachón que solo tiene una lucha: consigo mismo. Como suele suceder en la comedia, lo importante no es tanto el punto al que arriba la historia sino más bien el trayecto en que disfrutamos el contacto entre tres generaciones de magníficos actores. Eficine es un logro nacional. Sus diseñadores saben que para revivir una industria es necesario dar mucho trabajo. Tanto que los debutantes puedan aprender de un elenco de nivel internacional.

Un padre no tan padre. Dirección: Raúl Martínez. Guión: Alberto Bremer. Fotografía: Alejandro Martínez. Con Héctor Bonilla, Benny Ibarra, Jacqueline Bracamontes, Sergio Mayer Mori. México, 2016.

@fernandovzamora