• Regístrate
Estás leyendo: Hari Sama. “Me interesa abordar procesos introspectivos”
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 20:51 Hoy

Hari Sama. “Me interesa abordar procesos introspectivos”

Entrevista

Sunka Raku documenta la perspectiva de los episodios creativos detonados por el dolor
Publicidad
Publicidad

A partir de una experiencia personal, el cineasta y músico Hari Sama ha dedicado su trabajo a indagar en la relación entre el proceso creativo y la pérdida. Un primer ejercicio fue su película El sueño de Lu. Ahora plantea una nueva arista con Sunka Raku, documental conducido por Roberto Behar. Lo que en principio parece un relato sobre la construcción de unas casas de té japonesas en el Ajusco, se transforma en un filme acerca de la reinvención del ser humano.

Sunka Raku es una película relacionada con El sueño de Lu, solo que ahora se acerca al tema desde el documental.

Me interesa abordar procesos introspectivos de personajes que buscan una explicación teórica e inefable acerca del dolor que les ha tocado vivir.

¿En qué momento decide dedicarle una película a Roberto Behar?

Lo conozco desde hace tiempo, pero me acerqué a él porque intuía que podía ayudarme en el proceso de duelo. Le pedí permiso para convertirme en su alumno y aprender la ceremonia del té. Durante mis visitas a su casa en el Ajusco me cayó el veinte de que me encontraba dentro de una escultura viva. Las casas de té son una obra monumental. No tienen clavos, todo está amarrado con nudos tradicionales, los techos son de pasto y cedro. Así fue como decidí contar la historia.

Aunque la película se centra en la biografía de Roberto Behar.

Al conocer la historia de la casa, me cuestioné sobre por qué alguien se aventura en un proyecto así.

Sin embargo, termina siendo un documental sobre el proceso creativo como vehículo de sanación.

Lo lineal de la película permite ver que la vida de Roberto inicia de una manera áspera. Crece en una familia urbana, rota, y lo abandonan en un internado. Ahí conoce a un maestro de música que le enseña a transfigurar su dolor por medio del arte. Inicia un camino de búsqueda y avanza en la vida hasta llegar a un punto donde siente la necesidad de despojarse de muchas cosas para centrarse en la ceremonia de té, en la que encuentra una actividad sencilla pero muy profunda.

En este tránsito, aparecen personajes como Julio Estrada o Nicolás Echevarría, hablándonos de facetas poco conocidas de ellos mismos.

Julio Estrada se convirtió en una presencia importantísima. Le dio un gran contrapeso a la película porque tiene formas muy opuestas de procesar episodios de dolor. Me interesaba una visión coral guiada por otros compañeros de vida de Roberto. Nicolás Echevarría cuenta su proceso para dejar la música y Julio habla del mundo de los refugiados españoles, del dolor y el abismo. Busqué que quien se sumara al proyecto hablara desde la perspectiva de los procesos creativos detonados por el dolor.

En su caso, conecta también por el lado de la música, dado que usted tiene una banda de rock.

Roberto Behar es mi maestro y en algún momento me cuestioné por la fascinación que su historia despierta en mí. Por medio de la película me veo en el espejo y me descubro como una persona que tira hacia muchos lados en una búsqueda personal por encontrar su lugar. Intuyo que terminaré asentándome en una práctica.

Otra lectura de Sunka Raku va por el lado de cómo los ritos dan sentido a la vida.

Es indispensable rescatar y ubicar aquellos ritos que nos hacen salir adelante. No se trata de satanizar las redes sociales ni las telecomunicaciones, pero es verdad que son, quizá, el más poderoso distractor de la realidad. Supongo que pronto veremos personajes que nos lleven a recuperar los rituales cotidianos y simples.

Su trabajo se perfila cada vez más como una catarsis.

Ya no acepto proyectos que no apunten en esa dirección. El cine que me interesa es aquel que me expone.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.