Amnesia por la ventana

Hombre de celuloide
'La chica del tren'
'La chica del tren' (Universal)

A menudo los escritores dicen que la primera imagen de su novela llegó en un golpe de inspiración. Eso parece haberle sucedido a Paula Hawkins, autora de La chica del tren. La primera imagen nos mete de lleno en la ficción. Cosquillea en nosotros la curiosidad que atrapa. Lo mismo sucede con la película: está tan bien escrita que ya hay críticos apostando a que la guionista ganará un Oscar antes, incluso, de haber sido nominada. Con base en la imagen de una mujer que mira las casas de campo desde su asiento en el tren, la guionista Erin Cressida Wilson ha construido esta obra de suspenso con dos o tres toques de poesía y cine de arte. La metáfora de una vida que pasa a toda velocidad, sin que podamos detenerla, se presta además para la construcción de un gran personaje: esta mujer alcohólica que vive extraviada, llena de remordimientos. Imaginamos el terror de despertar una mañana con la jaqueca que da el alcohol. Amanecer ensangrentados sin saber qué sucedió. El suspenso se vuelve psicológico y la mujer está tan bien actuada que vivimos con ella la paranoia de quien no sabe qué le hicieron… o qué hizo. El de Rachel es un personaje con tantos niveles de lectura que vale la pena darse un tiempo para pensarlo. Porque si bien La chica del tren es sobre todo cine para entretenerse, tiene grandes momentos. Escenas de un encanto mucho más elaborado que el puro divertimento. Puede que las otras mujeres (y sobre todo el psicoanalista) resulten más bien chambones, pero Rachel, esta chica del tren que vive borracha, parece haber sido creada por Lars von Trier. Aun así el misterio termina por resolverse en forma más o menos convencional. Y sin embargo vale la pena detenerse un poco en lo que significa fantasear en la vida de todas esas personas que pasan afuera de la ventana de un tren. Estar borrachos imaginando que asistimos, con la impotencia de quien vive sometido por el alcohol, a una vida que se vuelve un rompecabezas. Momentos dispersos que no logramos aprehender. Lo interesante sobre todo es que en uno de estos instantes está la clave de un asesinato. Ni el tren ni la vida se detendrán. El pasado no vuelve. ¿Hay algo que podamos cambiar?

La chica del tren (The Girl on the Train). Dirección: Tate Taylor. Guión: Erin Cressida Wilson basada en la novela de Paula Hawkins. Con Emily Blunt, Rebecca Ferguson, Haley Bennett, Luke Evans. Estados Unidos, 2016.
@fernandovzamora