• Regístrate
Estás leyendo: Como polvo de largas despedidas
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 03:18 Hoy

Como polvo de largas despedidas

Poesía

Este poema forma parte de Las márgenes sombrías (El Errante editor, 2018), una colección de estampas de una Europa intemporal
Publicidad
Publicidad

Rui Cóias

No es difícil que un hombre se enamore,
hiera su paisaje,
cenizas de un paisaje derrotado, fluido.
Al final de las vidas compartidas, puede ser que
diga “temblé
durante años sin abrazarte”. Ahora es ya tarde.
—Ahora es ya tarde sobre la tierra cercada.
En las planicies quedó la aflicción,
el dolor lila de los hombres ahogados
en la paciencia nocturna.
Solo después del terror los perros ladran fielmente
a las puertas de la mañana, solo
después del filo de las vidas compartidas.
“Me pasé la vida escapando hacia tu boca”
y confundo ya tu rostro
con otro cualquiera.

 §

embalar los hábitos
talar al habitante y su estela
arqueológica de objetos
a fin de cuentas poner el tiempo en cajas
(menos ordenadas en sus entrañas de lo que especifican
esos rótulos de risa)

documentos caducos archivos muertos apuntes
atrapados en la prisa de un minuto que no tuvo seguimiento
utensilios inútiles álbumes incompletos postales
de países que seguramente no conoceré
naipes instructivos credenciales
de sociedades desaparecidas tarjetas de presentación de muertos
y fotos de gente que ya no identifico
o que identifico demasiado y prefiero
dejar atrás

da igual

ante el camión sólo son noventa y cuatro kilos más de basura

§


otra vez como alguna vez
quedan sólo muros blancos
y un deshabitado espacio que parece esperar
las próximas costumbres generaciones historias
que vendrán previsiblemente a reparar sus grietas y también
previsiblemente
a crear otras

afuera
termina con esplendor octubre y la lluvia de la noche
lavó el horizonte temperamental del altiplano
es hora de abrir en toda su extensión estas ventanas
para que la luz y el aire se lleven a los últimos fantasmas

tal vez no es descabellado
aprender a despeinarse de nuevo en las encrucijadas
y apostar por el rumbo no previsible no
obediente no gobernable
del viento

solicitar al viento el próximo hexagrama
del trayecto vital e inevitable invocar al viento que une
lo particular con lo colectivo lo
pequeño con lo grande el norte
con el sur el este con el oeste
el último cielo con la primera tierra invocar
al viento el visitante

y dejar que él tenga la última palabra

Traducción de Blanca Luz Pulido

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.