• Regístrate
Estás leyendo: Cisnes subversivos
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 09:24 Hoy

Cisnes subversivos

Danza

Una rebelión de cisnes musculosos elevados sobre la punta de sus pies
Publicidad
Publicidad

El 22 y 23 de junio estará en México la compañía masculina Les Ballets Trockadero de Montecarlo, quienes interpretan toda la gama del repertorio del ballet y la danza moderna, incluyendo las piezas de la tradición clásica apegadas a las interpretaciones originales tanto técnica como estilísticamente.

Esta peculiar compañía resulta muy interesante por las perspectivas desde las cuales aborda la danza, y por la ruptura conceptual que implican las características que la definen.

La incorporación de la comedia la logra con la exageración de las debilidades, accidentes y las marcadas incongruencias de la danza que entendemos como “seria”. La ruptura se da sobre todo a través del humor, pero no se reduce a ese recurso. El cuestionamiento a los conceptos que tradicionalmente se tienen sobre el arte clásico, y a la danza rigurosa, de repertorio clásico en particular, es profundo y se ejerce desde sus múltiples aspectos.

Tal vez el recurso más vistoso y que ha hecho muy popular a esta compañía es el uso de zapatillas de punta en ejecutantes varones. No se trata solo de su uso para la ridiculización de los roles en la danza, sino de cuestionar “lo masculino” y “lo femenino” como etiquetas impuestas desde la sociedad, y las profundizadas en la danza clásica. Convenciones ridículas y restrictivas pero inamovibles e incuestionables. Estas convenciones se miran abruptamente quebradas al irrumpir en el escenario un cuerpo de baile de varones elevados sobre las puntas de sus pies, con una técnica impecable. Maquillados, portando tiaras y tutús, la compañía lleva a escena una acción performática que mezcla la limpieza técnica con elementos de humor al exagerar situaciones propias de la ejecución dancística: caídas, choques, olvidos, cansancio, etcétera.

Respecto de la pulcritud técnica, podemos mencionar que cada uno de los bailarines posee un entrenamiento intenso capaz de ejecutar pasos de extrema dificultad: piruetas, fouttés, developpés y passés. Con ello confrontan y subvierten los roles restringidos para mujeres y hombres. Deconstruyen, a cada paso perfectamente ejecutado, lo que está etiquetado y destinado para cada género reconocido por la tradición clásica. No estamos viendo la reducción a la ridiculización de hombres vestidos de bailarinas, sino un profundo cuestionamiento a las convenciones que en general se asumen, aceptan y replican. 

Tampoco se trata de exhibir hombres feminizados que, a final de cuentas, también replican el rol de aquello que se entiende como “lo femenino”, sino de profundizar en el interrogante sobre imponer roles en sí mismos.

En escena miramos ejecutantes que subvierten paradigmas y echan mano de todos los elementos del repertorio dancístico, de hombres o mujeres, eso no importa, para presentar una danza que difumina las fronteras y las restricciones.

Precisamente en esta profundidad para confrontar convenciones incuestionables radica la sofisticación del humor de esta compañía. Este humor no se reduce al pastelazo o a la mera ridiculización; recurre a la pulcritud y exigencia técnica para ejecutar una danza disfrutable y tener la posibilidad, con pleno control de la escena, de realizar quiebres humorísticos que mantienen al público maravillado, divertido, pero siempre confrontado con convenciones sociales muy arraigadas en la sociedad y casi cinceladas en la tradición clásica de la danza.

Les Ballets Trockadero ha sido pionero en lo que la filósofa norteamericana Judith Butler ha planteado como “la subversión de la identidad”, y es un claro ejemplo de lo que ha definido como “límite discursivo del sexo”. Una rebelión de cisnes musculosos elevados sobre la punta de sus pies.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.