El héroe de Cercas

La guarida del viento
El escritor español Javier Cercas
El escritor español Javier Cercas (La Nación)

El monarca de las sombras, la nueva novela de Javier Cercas, es una variación de dos temas que han obsesionado al escritor español. Uno es la vigencia del héroe en el mundo moderno. El otro es el pasado como fuente de recuperación de nuestra identidad. La novela cuenta una historia de la historia: cómo Cercas decide escribir un libro sobre su tío abuelo, Manuel Mena, que murió defendiendo las fuerzas del nacionalismo en la Guerra Civil. 

“Se llamaba Manuel Mena y murió a los diecinueve años en la batalla del Ebro”, es la primera frase del libro y a la vez su premisa. Todo lo que viene luego es una consecuencia de esa afirmación: el viaje de Cercas a entrevistar a los testigos, la consulta en los documentos de la época, el encuentro con la enfermera que estuvo con Mena en sus últimas horas. Hacia la mitad de la novela aparece un personaje conmovedor: la madre de Cercas que ha dejado su pueblo de Ibahernando en Extremadura, para vivir con toda la familia en Cataluña.

La pregunta que recorre el libro es si la muerte de Mena tuvo un sentido. ¿Es Manuel Mena “El Monarca de las Sombras”, el Aquiles heroico en la Ilíada o el fantasma de la Odisea? A diferencia de muchos autores contemporáneos, Cercas se pregunta sobre el sentido de la vida y el de la muerte. En su libro, nos dice que el héroe, ese personaje expulsado de la literatura contemporánea, sobrevive en muchos individuos como una gesta anónima y que una de las funciones de la literatura es descubrir el aspecto heroico de cualquier ser humano. Incluso, los que han luchado por causas deleznables como el franquismo también son o pueden ser héroes, si uno hurga en sus vidas. Hacia el final, cuando el narrador visita el lugar donde Mena murió (“la blancura de la muerte invadiendo sus facciones de adolescente”), concluye que “moría por su madre, y sus hermanos y sus sobrinos y por todo cuanto era decente y honorable”.

“Todos los muertos están aquí, ninguno se ha ido”, afirma el narrador. A su lado está su madre que migró con la familia a Cataluña pero que mantiene su casa en Ibahernando. A través de ella, la novela se pregunta si dejamos alguna vez nuestra infancia en el lugar donde viven nuestros muertos.

Cercas ha escrito un libro brillante sobre el héroe y su destino. Su personaje cobra un sentido pleno en la brillante secuencia final. Al terminar la lectura, conmovido, recordé una frase de Malraux : “Hay una fraternidad que solo se encuentra al otro lado de la muerte”.