Escarabajos

Poesía.
Escarabajos.
Escarabajos.

Ciudad de México

Caminaba arrogante

Con la gabardina a jirones

Y el copete crespo

Era el Punk

El tiempo era largo

El mundo era mío

Pero el mundo y el tiempo estaban vacíos

No había sino sol,

carcajadas, cerveza

La música sonaba a toda hora

Fuerte, por altavoces,

Venía de negros discos

Que yo llevaba bajo el brazo

Girando, a toda hora, en cualquier lugar

El campo de futbol

Servía para pelear con los puños

El teatro, para besar a Patsy

Todo en su lugar, caray

A los 17 años todo está en su lugar

Pero tan lejos, tan cerca, que no hay manera de verlo

Se escapa, se va

Y no importa

Espejismos a cada vuelta de esquina

A cada golpe del corazón

Verdades nítidas salen de la boca

Como escarabajos

Y pasan

Y al día siguiente

Nada

A empezar otra vez

De cero

Era clase de historia, hoy lo sé

Tembló, tan fuerte y tan largo,

Que se cayó una escuela del rumbo

Íbamos ahí para ver salir a las chicas

Flores frescas retozando risueñas

Ese día: rosas negras caídas de un libro

Pero se me olvidó enseguida

Cuando me puse la gabardina turca de piel de carnero

Ya era el Punk otra vez

Me colgué la mochila

Y caminé a casa del Güero

Oímos discos hasta la madrugada

Al día siguiente mis padres tocaron a la puerta

Con sus batas de médicos

Me abrazaron, con los nervios de punta

En la Caribe roja nos abrían los retenes

Rumbo al Centro, por calles desiertas

En sentido contrario

Silencio, pesado silencio

Agujeros en el paisaje, por doquier

Faltaban pedazos enteros de ciudad

Aquí vivía Adriana, pensé, en el hueco del Superleche

En la mochila traía su disco de los Beatles              

Lo saqué, acaricié las palabras “Let it Be”

Que ella había escrito en una etiqueta

Con su caligrafía perfecta.