¿Quién soy ante La Bestia?

Hombre de celuloide
'Llévate mis amores'
'Llévate mis amores' (Especial)

Llévate mis amores es un documental, pero antes que nada es una obra de arte que revela la falsa dicotomía entre cine-ficción y cine-realidad. La ficción es una forma de verdad. Resulta evidente en la narrativa de quienes cuentan su vida en este pueblo que atraviesan los rieles por los que transita La Bestia, el tren que lleva migrantes al norte de México. Es evidente la potencia del arte en la historia del muchacho que ha perdido la pierna, en la de quien se ha quedado o la de quien ha prometido volver. En cada estampa narrativa esta obra devela esa verdad a la que solo el arte épico puede aspirar. En efecto, Llévate mis amores tiene todos los elementos de la gran épica: una máquina que silba y anuncia su paso por el pueblo, hombres que cruzan como sombras que arrebatan agua y alimento y, sobre todo, Las Patronas, mujeres que viven para migrantes a quienes a veces no pueden verles ni siquiera los ojos.

González Villaseñor es un artista. Lo demuestra en el eje retórico que ha escogido para dar orden al sinfín de historias que hubiese podido contar. Lo demuestra en su capacidad de hacer épica narrando el enfrentamiento de lo humano con eso que lo supera por completo. Lo demuestra en su capacidad para conmover sin cursilerías ni discursos políticos de pacotilla. González Villaseñor se mezcla con sus personajes. Es uno más. Por eso golpea la pregunta retórica que espeta a Las Patronas. Ellas lo escuchan sorprendidas. Se desbalancean y ofrecen una cantidad de emociones que ningún actor podría imitar.

Antes de que la fe en la ciencia experimental se volviese el único dogma, el arte podía definirse como una forma de conocimiento. Desde su subjetividad radical, el arte de hoy no aspira ya a buscar la verdad. Se conforma con su propia desilusión y se presenta superficial y contingente. Pero Llévate mis amores demuestra que el arte es una forma de sabiduría. Un ejemplo: a lo que estas mujeres hacen, los filósofos antiguos lo llamaban caridad. No la caridad de caricatura, no. La que va más allá de la justicia que se define clásicamente como dar a cada quien lo que le pertenece. En esta misma línea, mi caridad es dar al otro lo que me pertenece. Solo por amor. ¿Por qué? He aquí el misterio. ¿Por qué Las Patronas regalan su vida y su trabajo? ¿Que encuentran en estos guerreros, héroes, criminales o mártires que se van a Estados Unidos? La sabiduría de esta película es notoria justamente con base en una pregunta simple que formula González Villaseñor. Con ella, el director de Llévate mis amores demuestra esta verdad: que ni Las Patronas ni los migrantes se mueven solo por motivos económicos. Cuando les pregunta “¿tú quién eres?”, entendemos que tanto Las Patronas como los migrantes buscan algo más importante que el falso sueño americano.

Llévate mis amores. Dirección: Arturo González Villaseñor. Guión: Arturo González Villaseñor e Indira Cato. Con Karla María Aguilar Romero, Bernarda Romero Vásquez, Daniela Romero Huerta, Guadalupe González Herrera. México, 2016.

@fernandovzamora