Depp a través del espejo

Hombre de celuloide
Depp a través del espejo
Depp a través del espejo

Alicia en el país de las maravillas de 2010 es la peor película de Burton. Los personajes de Carroll sucumben bajo toneladas de ideología. Alicia crece para poder enamorarse del Sombrerero Loco, pero hay más: se transforma, para decirlo en lenguaje corporativo, en una eficiente “emprendedora” que tiene la visión de conquistar (económicamente, se entiende) a esa China que humilló el imperialismo inglés. En aquella espantosa situación dejamos a la pobre Alicia de Carroll. Aquí la volvemos a encontrar al inicio de Alicia a través del espejo, una película todavía más vulgar que la peor película de Burton.

La capitana Alicia lucha contra los piratas de Malasia, y nadie parece darse cuenta de la referencia a Emilio Salgari. Mejor. La capitana maniobra en la tormenta, lanza cañonazos, salva el barco de su padre, un bergantín con el insípido nombre de La Maravilla. La capitana mira al cielo y pontifica: “la única manera de lograr lo imposible es convencerse de que es posible”. Desde esta cumbre presuntuosa, la película se desliza cada vez más abajo. Alicia volverá a Londres, se enfrentará con el machista Lord Ascot, penetrará un espejo y encontrará a Johnny Depp encarnando al más ramplón de sus personajes: el Sombrerero Loco.

Puede que alguien con más de cuarenta años aún recuerde la desagradable sorpresa de ver a Ralph Macchio en Karate Kid 3. El jovial aprendiz de Miyagi se había transformado en un señor regordete que trataba de ser simpático imitando a un muchachito. Daba vergüenza. Más o menos sucede lo mismo cuando aparece Johnny Depp en esta película aunque, si comparamos las carreras de Macchio y Depp, veremos que es real aquello de que mientras más grandes, más fuerte caen.

Todo en Alicia a través del espejo parece conspirar para que se grabe en nuestra mente la imagen de este sombrerero medio aniñado y medio estúpido. Los valores de la clase media estadunidense metidos con calzador, la caricatura extravagante del machismo contra el que se rebela “nuestra heroína”, la Reina Roja que era lo único salvable de la película de 2010. Todo se resume en el patetismo de un gran actor: Johnny Depp, como Ralph Macchio en 1989, ha llegado a un callejón sin salida. Parece previsible la ruina de su carrera: el destierro a los papeles en comedias de tercera clase, la televisión.

Depp se volvió muy famoso con otro personaje de Tim Burton: Edward Scissorhands. Hizo algunos papeles mediocres como el de Whitey Bulger en Pacto criminal de 2015, pero bastaba recordar a Jack Sparrow para quererlo. Después de ver esta película, tengo la impresión de que los personajes cómicos lo han devorado. Se le ve cansado y, si uno revisa lo que está por filmar, verá que se ha quedado estancado en una comedia cada vez más gazmoña. ¿Qué fue del actor de Arizona Dream? Depp es un hombre de muchos registros que sin embargo se ha vuelto la caricatura de una caricatura, algo que ni siquiera los grandes de los grandes personajes, como el de Buster Keaton, han podido superar.

Alicia a través del espejo (Alice Through the Looking Glass).Dirección: James Bobin. Guión: Linda Woolverton. Con Mia Wasikowska, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Anne Hathaway. Estados Unidos, 2016.