Presentan memoria de la obra 'La puerta de la creación'

Participaron en el evento el rector de la Universidad de Monterrey, Antonio Dieck, el editor Xavier Moyssén y el arquitecto Hermenegildo Acoltzin.
El libro de gran formato con casi 300 páginas y 400 imágenes entre históricas, del proceso y en funciones del edificio recopila todo aquello que es necesario mantener en la memoria en torno al primer edificio del arquitecto japonés Tadao Ando, premio Pritzker 1995, que él mismo llamó La puerta de la creación.
El libro de gran formato con casi 300 páginas y 400 imágenes entre históricas, del proceso y en funciones del edificio recopila todo aquello que es necesario mantener en la memoria en torno al primer edificio del arquitecto japonés Tadao Ando, premio Pritzker 1995, que él mismo llamó La puerta de la creación. (Cortesía)

México

Este edificio nació acompañado de un libro, dijo ayer, el rector de la UDEM Antonio Dieck, durante la presentación del libro CRGS en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Relató también que “cuando surge el proyecto de construir en el campus de la universidad de Monterrey un espacio consagrado al arte la arquitectura y el diseño y, se cristaliza la posibilidad que fuera un arquitecto tan renombrado como Tadao Ando quien estuviera a su cargo, se sembró también la necesidad de generar una memoria de esta extraordinaria oportunidad”.

El libro de gran formato con casi 300 páginas y 400 imágenes entre históricas, del proceso y en funciones del edificio recopila todo aquello que es necesario mantener en la memoria en torno al primer edificio del arquitecto japonés Tadao Ando, premio Pritzker 1995, que él mismo llamó La puerta de la creación.

Como muestra de ello, el rector de la UDEM compartió una anécdota que explica la mística que a la par de los retos arquitectónicos imprimió este proyecto a cada uno de los que participaron en él.

“A los excelentes obreros regiomontanos –rememoró Dieck-- les faltaba la perspectiva de la magnitud del proyecto del que estaban participando. Con el propósito de imbuirles el espíritu de la aventura en la que todos nos estábamos embarcando se colocaron en sus comedores en la obra distintos libros que recopilaban la obra de Tadao Ando.

“Con gran gusto vimos cómo todas y cada una de las hojas de estas obras se iban desgastando por la consulta frecuente y, con más placer aún constatábamos como de ellas surgió la inspiración para quienes sin duda fueron un factor determinante en que este gigante anclado en solo 2 puntos se elevara hacia el cielo”.

Por su parte Xavier Moyssén, editor del libro hizo un recuento de los trabajadores que participaron en el libro, de la misma manera que el edificio cuenta con una lista de todos y cada uno de quienes participaron en su construcción, en estricto orden alfabético, entre ellos el de su autor, Tadao Ando.

“El libro –añadió-- es una edición trilingüe, los textos están español, inglés y japonés y consta de 3 grandes capítulos y una galería que es propiamente un recorrido fotográfico que va mostrando el exterior y entorno del edificio para pasar al interior con sus distintos espacios y especialidades.

“Se trata de imágenes únicas pues fueron tomadas antes de la inauguración del edificio cuando apenas ese estaba entregando. La idea era mostrar en esencia, si es que se puede decir así, la obra arquitectónica de Ando, apariencia que difícilmente volveremos a ver pues por fortuna los muchachos se han ido apropiando de todos y cada uno de los rincones del edificio con su ir y venir, con la elaboración de su trabajo, con su estudio discusiones y bromas, han hecho que el centro se transforme de una gran obra arquitectónica en un extraordinario espacio de trabajo”.

Finalmente, el arquitecto Hermenegildo Acoltzin, quien participó en el proyecto explicó que “lograr los resultados que ahora vemos en el edificio demandó que todos compartiéramos una visión de excelencia originalmente establecida por la UDEM y después materializada en el espacio y arquitectura por el maestro Ando.

“Esa visión se convirtió en sentido estricto en un proyecto cuando se fueron sumando las personas que lo harían posible, al final el producto tuvo un resultado adicional no previsto, además de la materialidad arquitectónica y de su innegable calidad espacial, los valores que representan la UDEM y que Ando convierte en un espacio tocaron el alma y transformaron a todos quienes tuvimos la fortuna de participar en el proyecto”.

La presentación estuvo moderada por Miriam Hinojosa Dieck y también estuvieron presentes la Coordinadora Nacional de Literatura, Stasia de la Garza y, del Museo Nacional de Arquitectura del INBA José Manuel Ortíz-Híjar.