• Regístrate
Estás leyendo: “La vida ha sido bastante cuata conmigo”: Del Paso
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 01:08 Hoy

“La vida ha sido bastante cuata conmigo”: Del Paso

En su discurso de recepción, el literato expresó: “Quise escribir y escribí. Nunca escribí para ganar premios, pero ya ven ustedes, aquí estoy”.

Publicidad
Publicidad

José Antonio López

"La vida ha sido bastante cuata conmigo”, exclamó ayer un emocionado Fernando del Paso en su breve pero contundente discurso después de que el rey de España, Felipe VI, le entregara el premio Cervantes, intervención en la que, además de mezclar sus memorias personales, volvió a criticar a la clase política mexicana.

En la Universidad de Alcalá de Henares era esperado por la puerta principal, pero ingresó por la parte trasera. Lo hizo sentado en su silla de ruedas, vestido de traje oscuro, camisa blanca y corbata a rayas en rojo y amarillo, en homenaje a la España que tanto quiere: “En el pecho, muy cerca del corazón”, mencionó.

Su discurso fue uno de los más cortos de los premiados, y uno de los menos formales. Contó pasajes de su vida, habló de su familia y también se refirió a la situación que atraviesa México.

Insistió en que tras los infartos cerebrales que ha sufrido, nada ni nadie le iba a detener para venir a España; recordó que hace unos días un amigo le preguntó si después de los problemas de salud se iba animar a hacer el viaje, a lo que respondió: “Yo a España voy así sea en camilla de propulsión a chorro o en avión de ruedas”.

Habló del castellano mientras le escuchaban atentos los reyes, Felipe y Letizia y el presidente Mariano Rajoy, entre otros.

“Me cuentan que (al nacer) lloré un poco y, ¡oh!, maravilla! Lloré en castellano. Y es que desde hace 81 años y 22 días, cuando lloro, lloro en castellano; cuando me río, incluso a carcajadas, me río en castellano, y cuando bostezo, toso y estornudo, lo hago en castellano. Eso no es todo: también hablo, leo y escribo en castellano”, leyó.

Citó a varios de sus autores favoritos: desde Tirso de Molina, Lope de Vega y Baltasar Gracián, hasta Joyce, Faulkner y Dos Passos, pasando por Camilo José Cela, Javier Marías y Pérez-Reverte.

Asimismo recordó su primer encuentro con el Quijote, en su infancia y en la biblioteca de su tío, “una desigual y descomunal batalla” de la que salió, según explicó, “muy enriquecido y muy contento de aprender que la literatura y el humor podían hacer muy buenas migas”.

Habló también de su gran inspiración para ser escritor: Miguel Hernández, el poeta español que “detonó” toda su vocación literaria y su amor por la poesía.

El autor de Palinuro de México, quien dedicó su discurso a sus padres, a la agente literaria Carmen Balcells y a los poetas Hugo Gutiérrez Vega y José Emilio Pacheco, confesó que la lucha “más prolongada” ha sido contra su propia salud.

“Desde que era muy peque y me operaron de algo que se llama ‘adenoides’ hasta el momento actual, en que supero las secuelas, largas y dolorosas, de dos series de infartos al cerebro de carácter isquémico, he estado cuando menos 15 veces en el quirófano”.

Pese a todo, Fernando del Paso consideró que “la vida ha sido bastante cuata conmigo. Quise escribir y escribí. Nunca escribí para ganar premios, pero ya ven ustedes, aquí estoy”.

Antes, en la primera parte de su discurso, volvió a criticar al sistema político mexicano: “Las cosas no han cambiado en México sino para empeorar; continúan los atracos, las extorsiones, los secuestros, la desapariciones,
los feminicidios, la discriminación, los abusos de poder, la corrupción, la impunidad y el cinismo”.

No obstante, dijo, “criticar a mi país en un país extranjero me da vergüenza”, pero “me la trago para denunciar a los cuatro vientos” la aprobación en México de la Ley Atenco, medida “opresora que habilita a la policía a apresar e incluso a disparar en manifestaciones y reuniones públicas a quienes atenten, según su criterio, contra la seguridad o el orden público”. Añadió: “Subrayo: es a criterio de la autoridad que se permite tal medida extrema”, acusó.

“Esto pareciera tan solo el principio de un Estado totalitario que no podemos permitir. No denunciarlo, eso sí que me daría aún más vergüenza”, añadió.

Un orfebre

Felipe VI alabó el trabajo de Del Paso y le agradeció “honrar” al español “de la mejor manera” con su escritura, “haciendo que brille en sus libros con la pericia de un orfebre que saca el mejor partido a los metales preciosos”.

Expresó que la obra literaria del autor de Noticia del Imperio “es, desde luego, un conjunto cuidado como pocos, en el que cada libro responde a una necesidad y a una intención concreta, con la autoexigencia de no añadir nada superfluo y sin plena convicción”.

El rey destacó que se trata de un creador “poliédrico” con inquietudes creativas también en las artes plásticas y la publicidad. Además, Felipe de Borbón recuperó la obra de Del Paso Viaje alrededor de El Quijote para apuntar esa “curiosidad” del escritor por la figura cervantina, que “según sus palabras, se convirtió en amor y luego se volvió obsesión”.

Aludió a la nacionalidad del ganador, destacando “las muchas cosas que unen” a mexicanos y españoles, e hispanohablantes en general, entre ellas la lengua o los autores “que admiramos”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.