• Regístrate
Estás leyendo: La OFJ protagonizó un concierto sin contratiempos ni sorpresas
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 23:16 Hoy

La OFJ protagonizó un concierto sin contratiempos ni sorpresas

Ante la interpretación casi correcta que la agrupación hizo de cada una de las piezas los asistentes aplaudieron a lo largo de la velada. El concierto se repite este domingo en el Teatro Degollado

Publicidad
Publicidad

La noche del pasado jueves la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ) presentó su quinto programa de la segunda temporada 2016, La Pastoral, el concierto se repite este domingo a las 12:30 horas en el Teatro Degollado.


En esta ocasión la OFJ, que estuvo bajo la batuta huésped del estadunidense Dorian Wilson, interpretó las sinfonías 8 y 6 de Beethoven además del concierto para dos pianos y orquesta de Bohuslav Martinú, en el cual los solistas fueron el dúo Gerwig & González. La velada transcurrió sin sobresaltos ni sorpresas.
Poco después de las 20:30 horas y con un Teatro Degollado casi lleno los primeros acordes de la Sinfonía No. 8 se esparcieron en la sala y el discurso sonoro transcurrió con espontáneos aplausos entre un movimiento y otro. Los músicos titubearon de manera notoria en más de una ocasión durante las entradas de algunos de los movimientos que componen la sinfonía.

En segundo término se interpretó el Concierto para dos pianos y orquesta H. 292 del compositor checo Bohuslav Martinú, que además resulta ser estreno en Guadalajara, los solistas fueron el dúo Gerwig & González (Efraín González Ruano y Christine Gerwig).

Con la programación de esta pieza se logró crear una atmósfera diferente entre las dos sinfonías de la noche debido al toque moderno y folclórico de la pieza. La ejecución de los solistas y el conjunto fue aceptable, a excepción de un pasaje del segundo movimiento en el que el solo de viola pasó desapercibido. Al finalizar esta pieza y como concesión al público, el dúo interpretó como encoré Idilio mexicano de Manuel M. Ponce que Efraín González tuvo la atención de dedicar a su papá, que anteriormente fue violinista de la orquesta, y Leonor Montijo, su maestra de piano en la Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara.

Después del intermedio y para finalizar la noche, la orquesta interpretó la Sinfonía No. 6 en fa mayor Pastoral, en esta segunda parte se evidenciaron también algunas entradas titubeantes al inicio del tercer movimiento, además de la falta de dominio por parte de las cuerdas en algunos pasajes rápidos. Fuera de estos detalles, se escuchó una orquesta que toca bien aunque sin una pizca de real emoción
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.