• Regístrate
Estás leyendo: La obra "El gesticulador" cumple setenta años
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 21:24 Hoy

La obra "El gesticulador" cumple setenta años

“La mejor pieza de teatro” del siglo XX: Paz.

Publicidad
Publicidad

“Nuestra afinidad más honda no era estética sino moral: nuestro común horror ante la mentira mexicana, ya convertida en una segunda naturaleza y a la que Rodolfo desenmascaró en El gesticulador. Señalo, de paso, que esta obra, como todas las de verdadera importancia, tiene un doble valor, estético y psicológico: es la mejor pieza de teatro escrita en México durante este siglo y es una valiosa y profunda exploración moral (…)”.

Así escribió el Premio Nobel de Literatura mexicano, Octavio Paz, a Ramón Layera, quien aplicó un cuestionario a 15 personalidades de la cultura, algunos de teatro particularmente y con cuyas respuestas hizo el libro Usigli en el Teatro. Testimonios de sus contemporáneos, sucesores y discípulos (1996).

La expresión de Paz respecto a El gesticulador resulta más que oportuna ahora que el próximo 17 de mayo se cumplen 70 años de haberse estrenado una de las piezas más importantes de la dramaturgia mexicana, escrita por quien es conocido como el padre del teatro moderno: Rodolfo Usigli.

En entrevista con MILENIO, el investigador del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Teatral Rodolfo Usigli (CITRU), Miguel Ángel Vásquez dice que “si le cambias los nombres a los personajes, estamos hablando de los políticos actuales y de la situación del país”.

De acuerdo con Vásquez este año La feria del libro teatral a realizarse en octubre será el escenario para homenajear a Rodolfo Usigli, así como una campaña en redes donde se dará a conocer la vida, obra y pensamiento del autor.

En El gesticulador para gesticuladores: entre el escenario y la pantalla Alejandro Ortiz Bullé Goyri escribe que “la obra trata de un profesor universitario que, ante el fracaso de su vida, decide asumir la personalidad y la vida de un general maderista revolucionario al que todos consideraban muerto (…)

“Pero Usigli tenía claro —como lo afirmara en su Epílogo sobre la hipocresía del mexicano— que no se trataba ni siquiera de una obra de teatro político en estricto sentido, sino de un drama de tesis sobre la identidad del mexicano, que seguía de cerca las ideas de Samuel Ramos acerca de su psicología. Quizá por ello causó tanta irritación y desagrado en el ámbito oficialista del México de los años del alemanismo”. Irritación que se convirtió en censura.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.