• Regístrate
Estás leyendo: La música mexicana tendrá su palacio en Mérida
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 01:09 Hoy

La música mexicana tendrá su palacio en Mérida

En la construcción del centro nacional en la capital de Yucatán, que estará dedicado a lo popular y tradicional, laboran de albañiles a museógrafos.

Publicidad
Publicidad

Leticia Sánchez Medel

Los cimientos de lo que será el Palacio de la Música que albergará el Centro Nacional de la Música Popular y Tradicional Mexicana ya se asoman en las calles 58 y 59, en el corazón del centro histórico de Mérida.

La maquinaria pesada acompaña a los albañiles y arquitectos que trabajan en una enorme oquedad para levantar lo que será este nuevo recinto cultural, el cual tendrá un costo de 322 millones de pesos, de los cuales 200 millones serán aportados por el gobierno del estado.

El Palacio de la Música se construye en los terrenos que ocupó el antiguo edificio del Palacio Legislativo, el cual se derrumbó porque presentaba problemas estructurales.

El espacio dedicado a la preservación de la música quedará a unos pasos del Teatro Peón Contreras, el cual también reabrirá sus puertas en un par de meses, ya que está siendo restaurado de manera integral.

El nuevo inmueble ofrecerá un recorrido que irá desde lo autóctono hasta lo más moderno, pasando por el barroco, explica a MILENIO Roger Metri, secretario de la Cultura y las Artes de Yucatán.

El funcionario prevé que el Palacio de la Música estará listo para diciembre de 2017, y precisa que "del presupuesto total de 322 millones de pesos, ya van 200 millones de pesos que está dando el gobierno de Yucatán".

Para contribuir con este proyecto, la Secretaría de Cultura federal, a través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (Paice), acaba de aprobar 80 millones de pesos. La mitad la puso la Federación y el resto el gobierno estatal; Metri considera que, con otro apoyo de esta naturaleza podrán terminar el Palacio de la Música.

Del caracol al hip hop

El recinto en construcción tendrá como cometido preservar la música que se ha escuchado en México, por lo que este recorrido iniciará desde la época prehispánica, incluidos los sonidos que emanan del caracol, hasta los más modernos, dice Metri a MILENIO.

La intención, detalla, es apreciar todas las expresiones musicales; así, por ejemplo, tendrán cabida las manifestaciones actuales de las diversas comunidades indígenas, como grupos mayas que en California cantan hip hop y reguetón en su lengua.

Para concretar esta iniciativa, cuentan con la colaboración de la Secretaría de Cultura federal, el Centro Nacional de las Artes, el
Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el Instituto de Derechos de Autor y la Sociedad de Autores y Compositores.

"Ya le hicimos llegar a Armando Manzanero —que por suerte es nuestro paisano— todo lo que estamos conformando para ir de acuerdo con los lineamientos y derechos de autor".

El edificio se construye de acuerdo con los parámetros que exige el centro histórico de Mérida; para hacerlo se establecieron reuniones con las autoridades del INAH y del INBA. Con ello se pretende, dice Metri, que este recinto nuevo no rompa la arquitectura de la ciudad y sirva para albergar a uno de los patrimonios intangibles más ricos del país.

"El Palacio de la Música contará con ocho pabellones virtuales para ofrecer la historia de la música de todo el país. Habrá una sala especial para la trova yucateca, pero en conjunción con la del Caribe, la cubana, la colombiana, la venezolana y la panameña".

En coordinación con la Universidad de Yucatán serán instaladas la fonoteca y videoteca nacional, además de una sala de conciertos, con una capacidad para 500 personas.

Asimismo, se contempla la creación de una licenciatura en música popular y tradicional mexicana para tener investigación, enseñanza y promoción cultural.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.