• Regístrate
Estás leyendo: La industria editorial desconfía del 'e-book'
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 04:12 Hoy

La industria editorial desconfía del 'e-book'

La conversión de la publicación de papel a digital y la falta de confianza para la inversión son los grandes problemas que presenta ese sector en México.
Publicidad
Publicidad

El crecimiento en la producción y venta de los libros digitales en el mercado mexicano ha sido lento, más allá de
que existan cifras que hablen de un desarrollo de más de 110 por ciento en las editoriales latinoamericanas, según datos de Dosdoce.com y la plataforma Bookwire, conformada por alrededor de 200 sellos editoriales de España y América Latina.

De acuerdo con cifras del tercer Informe Bookwire sobre la evolución de los libros electrónicos en América Latina y España, todo se debe al aumento de la oferta de libros electrónicos y a la importancia del catálogo de los editores locales y nacionales en estos mercados.

TE RECOMENDAMOS: Vida en los "Límites" de la Megalópolis está en app

“En México”, cuenta Aránzazu Núñez, representante de Book-wire en nuestro país, “más allá de lo sensible que puede ser el mercado digital a los precios, o de lo complejo y multifactorial que esto representa, el gran reto para que exista una industria editorial digital sólida es la conversión: ¿cómo se va a vender si no están disponibles todos los contenidos? De por sí somos una sociedad que no consume muchos contenidos, y luego no se encuentran”.

En el informe se destaca que, en comparación con los países de habla inglesa, en los que las ventas digitales están supuestamente estancadas o en declive, “la evolución digital es muy diferente en los mercados de habla hispana”.

“Sabemos que el papel tiene sus propios retos, porque los tirajes se atomizan, no llegan a todos lados, se agotan y se compra otra cosa; después está el tema de los traslados para llevar los títulos a otros lados, las tarifas arancelarias, que hacen que esos contenidos extraordinarios terminen siendo muy caros. Ese es un enorme trabajo para los editores, lo que se podría sortear con el libro digital”, explica la también editora.

Crecimiento

Claudia Reyes, project manager de Contec México, un programa impulsado por la Feria Internacional del Libro de Fráncfort, y que durante dos días se llevó a cabo en el Centro de Cultura Digital, advierte que más allá del lento crecimiento de la industria digital del libro en México, la tendencia habla del permanente interés por explorar con las tecnologías.

“Parece que el mercado, en el caso específico del libro impreso, ya es muy conocido, mientras que el de las tecnologías se explora todos los días. los libros digitales tienen un crecimiento, gradual si se quiere, en especial porque hay muchas personas que se están acercando a estos sellos, la mayoría de ellos independientes”. Núñez es directora de StoryLab, una agencia de narrativas digitales que trabaja en colaboración con la compañía alemana Bookwire, pero también impulsa proyectos institucionales, como el Premio Nacional de Cuento Fantástico Amparo Dávila, único galardón literario de convocatoria digital en Iberoamérica, y el sello Libros Pimienta, una de las pocas editoriales digitales independientes en México.

A partir de ello se muestra convencida de que el gran problema en México es que no le hemos dado oportunidad a los libros digitales y, por lo tanto, la conversión de los catálogos de impreso a digital ha sido lento, e incluso poco tomado en cuenta entre las preocupaciones de la industria, “pero sí se asigna tiempo, dinero, esfuerzo y conocimiento. Si exploras de manera mucho más estratégica, por supuesto que los resultados van a ser diferentes”.

El impulso en los libros digitales se debe, en gran parte, al trabajo desarrollado por editoriales dedicadas exclusivamente al libro digital, lo cual no quiere decir que estén haciendo autopublicación, explica la especialista, porque al final se generan una serie de empresas que ofrecen “servicios” al autor: tienen el rigor de revisar sus textos, de ver cómo funcionan, de analizar en qué parte del catálogo se puede meter y cómo se lograría una mejor distribución, a decir de Claudia Reyes.

TE RECOMENDAMOS: México rezagado en consumo de libros electrónicos

“A priori, América Latina fue consumidora de tecnología, pero el hardware y el software se construyen en otras partes, con lo que tarda la generación de contenidos para esos países; además, la industria editorial tiene cierta reticencia a compartir sus publicaciones de forma masiva, sobre todo las literarias”.

La inversión en los libros electrónicos se dio pensando que de esa manera se abatían costos, cuando la inversión en tecnologías tiene que ser suficiente para que haya una recuperación de esos capitales, pero aún son vistos como proyectos muy arriesgados, e incluso los editores independientes que incluyen lo tecnológico siguen dando servicios editoriales “porque de algo tienen que vivir”.

RMR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.