• Regístrate
Estás leyendo: La crueldad racionalizada
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 22:17 Hoy

La crueldad racionalizada

Ahora que todos opinamos de todo todo el tiempo, da la impresión de que a cambio se renuncia a la reflexión.

Publicidad
Publicidad

Hace poco leí un artículo donde un agente literario manifestaba que, debido a que en la actualidad es más fácil que nunca publicar la propia obra, recurriendo si es necesario a plataformas de autopublicación, tanto digitales como impresas, le parecía manifiesta una relación inversa con la calidad de lo publicado, entendida como el tiempo, la dedicación y el pensamiento que se reflejan detrás de toda obra escrita. Conforme se relajan las barreras para hacer público lo que se escribe, parece que se relaja también (como tendencia general, evidentemente no como ley que abarque a toda publicación) el nivel de lo que se publica. Algo similar parecería suceder con el fenómeno de las redes sociales: ahora que todos opinamos de todo todo el tiempo, da la impresión de que a cambio se renuncia (de nuevo, como tendencia general que no necesariamente abarca a la totalidad) a la reflexión, a un pensamiento más agudo y matizado. Si me puedo sumar a una causa con un eslogan de tres palabras, qué mejor, y con ello ya no tengo que esforzarme en comprenderla desde distintos ángulos o en toda su complejidad.

Por eso resulta refrescante y hasta extraño leer entrevistas como la que publicó recientemente El País con David Rieff pues, en vez de repetir lugares comunes sobre los temas candentes, plantea hipótesis e interrogantes que a su vez generan en el lector más hipótesis e interrogantes. Sobre el asunto de la migración hacia Europa, quizá uno de los principales temas de la actualidad por todas las implicaciones que conlleva, Rieff considera que no es solo la izquierda progresista quien la defiende, sino también los empresarios, encantados de poder contratar mano de obra más barata, con lo cual los sindicatos pierden su poder, la clase trabajadora “entra en pánico”, y eso “explica por ejemplo que el Frente Nacional sea la fuerza dominante en Francia”.

Rieff es particularmente crítico con la ilusión de las élites liberales de que el mundo es un lugar racional, y que avanza de manera constante hacia su perfeccionamiento: “En realidad, no creo que el mundo haya cambiado tanto, que el poder militar haya perdido tanta relevancia. Esa es una ilusión europea que parte de asunciones irreales, según las cuales, las guerras son algo del pasado, y la gente va a ser cada vez más rica. Eso no es así”. En sentido estricto, esa ilusión de racionalidad termina por ser antes un problema que una solución, pues a menudo nos impide considerar los problemas en su dimensión real, histórica, política, y en cambio se abordan con proclamas tajantes sobre cómo nos gustaría que fueran las cosas, mientras la realidad continúa terca empeñándose en mostrar que son de otra manera.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.