• Regístrate
Estás leyendo: La crónica contemporánea, alucinada con la violencia
Comparte esta noticia
Martes , 21.08.2018 / 08:08 Hoy

La crónica contemporánea, alucinada con la violencia

La escritora mexicana sara Sefchovich publica su libro ‘Vida y milagros de la crónica en México’, un recorrido puntual por el género a lo largo de nuestra historia


Publicidad
Publicidad

La crónica mexicana contemporánea atraviesa un gran momento, pero al mismo tiempo está “alucinada con la violencia, para describírtela, para ir y mirar las cosas que suceden y no ir más allá”, asegura la escritora Sara Sefchovich, autora del volumen Vida y milagros de la crónica en México (Océano, 2017).

“Eso le está pasando a la novela y a la crónica y espero que pase pronto, para que llegue un tipo de crónica en el que haya algo más de lo que se ve a simple vista si yo me instalo dos semanas en Culiacán u ocho días en Ayotzinapa”, asegura la socióloga e historiadora en entrevista con Milenio.

TE RECOMENDAMOS: Vivir en Venezuela es un 'thriller': Méndez Guedez

En el volumen, Sefchovich ofrece un recorrido histórico desde el Popol Vuh y Hernán Cortés, hasta los autores de hoy, con una propuesta en la que busca reestructurar nuestra idea de la literatura mexicana con la lectura de sus cronistas más notables, bajo una certeza: “lo mejor de la literatura mexicana está en la crónica”.

[OBJECT]“La crónica es un género muy mexicano, nació en un país en el que a los lectores es lo que les ha gustado leer y en América Latina se puede decir que es un género muy usado, pero en tiempos mucho más recientes. La verdadera grandeza del género radica en la preocupación que hemos tenido toda la vida en la cultura mexicana por saber quiénes somos, qué es el país en el que vivimos”.

Desde la perspectiva de la también escritora, resultaba necesario reflexionar un poco más acerca del género, más allá de producir antologías que son importantes para conocer lo que se hace en un lugar o en otro: saber cuáles son las diferencias entre la crónica de un país y de otro, entre un autor y otro, entre una época y otra, “no nada más meterte en los ejemplos”.

“En México tenemos excelente novela y excelentes poesía, pero no puedes decir que la poesía mexicana o la novelística toda es excelente, hay mucha que no lo es; en cambio, la crónica, como género es todo él excelente. Habrá crónicas que no, cronistas que puedas quitar, pero como género global es todo excelente. No hablamos de individuos ni de textos aislados, sino de un género que, históricamente, es el mejor: el más completo, el más diverso, el mejor escrito”, destaca Sefchovich.


Una tradición

En Vida y milagros de la crónica en México busca demostrar su certeza de que “lo mejor de la literatura mexicana está en la crónica”, a partir de varios conceptos que va describiendo en las páginas del libro, como el hecho de que lo más contribuyó a su desarrollo, es que “nadie le había dado mayor importancia”.

“Quienes la escribieron no sintieron encima el peso que percibe quien escribe una novela o un poema, que piensa: ‘tengo atrás toda la tradición de la poesía mexicana o de la novelística universal y tengo que estar a la altura’.

Con la crónica no hay ese problema, nunca lo hubo, porque nadie le daba importancia al género: si Hernán Cortés le quería escribir al Rey, lo hacía; si Bernal Díaz del Castillo quería contar lo que vio, lo escribía para quienes lo quisieran leer y nadie más”.

[OBJECT]Guillermo Prieto, Luis González Obregón, Alfonso Reyes, Ricardo Pozas o Carlos Monsiváis, son algunos de los autores que aparecen en las páginas del libro, quienes aprovecharon la libertad temática, en extensión, en la manera de escribir, de armar la estructura, “eso es lo que acabó haciéndolo tan bueno”.

“La crónica, a diferencia de la novela, se ha planteado recoger la realidad y mostrártela a ti como lector. En el libro explico por qué no es totalmente posible, porque desde el momento en que eres intermediario entre la realidad y la palabra, simplemente con que la ordenes y la organices a partir de lo que te fijas y viene de tu cultura, de tus intereses y tu manera de ser, no va a ser Toda la realidad”.

Desde la perspectiva de Sara Sefchovich, esos autores de crónica subvirtieron el sentido de lo que era el género, no sólo al recoger la realidad, sino también al interpretarla y al ofrecerte posibles caminos para cambiar aquello que no servía, incluso tomaron decisiones.

TE RECOMENDAMOS: Todos tenemos derechjo a ser diferentes: López Austin

“Como decía Monsiváis: no es que todos los puntos de vista se valgan según el que tú veas, hay puntos de vista que representan mejores causas para la sociedad mexicana y esa fue su grandeza moral, eso no lo ha hecho nadie después y no lo había hecho nadie antes”.

Vida y milagros de la crónica en México habla sobre un género literario o periodístico, pero al mismo tiempo responde a las necesidades de una sociedad: “es una obsesión mexicana saber quiénes somos, de dónde venimos, hacia dónde vamos, cuál es el camino. Esas preguntas las plantean desde los grandes filósofos y poetas, hasta el más elemental cronista. Por eso es un género absolutamente mexicano”, a decir de la escritora.

AG

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.