• Regístrate
Estás leyendo: La crítica: Teatro: FITB 2016 /I
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 07:20 Hoy

La crítica: Teatro: FITB 2016 /I

México en el corazón de Colombia, 2 mil 600 metros más cerca del cielo, acariciando a Bogotá con la presencia de lo mejor de su teatro. 

Publicidad
Publicidad

México en el corazón de Colombia, 2 mil 600 metros más cerca del cielo, acariciando a Bogotá con la presencia de lo mejor de su teatro. Los tiempos donde el dedazo en las asignaciones apertrechadas de recursos solo hacían pasar pena a la cultura nacional parecen tiempos pasados. De verdad, en su edición 15 el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (FITB) ofrece una curaduría de primer orden con México como país invitado de honor. A seis días de haber arrancado esta fiesta bienal, las obras Círculo de tiza, Misa fronteriza y Mendoza han arrobado al público colombiano. Incluso, en una de las funciones de esta última los espectadores comenzaron —espontáneamente— a contar hasta 43 para recordarle a México y al mundo que Ayotzinapa no es un tema zanjado, que los 43 normalistas desaparecidos le duelen a todos.

Círculo de tiza, de Bertold Brecht, bajo la dirección de Luis de Tavira, con la Compañía Nacional de Teatro (CNT) fue ovacionada largamente y de pie luego de sus tres horas y media de representación. Público conmovido reencontrándose con un Brecht más vivo que nunca, comentaron algunos. Prueba superada para la CNT y su titular.

Misa fronteriza caló hondo en la audiencia que se identifica con esa frontera infranqueable que para los centro y sudamericanos se multiplica en fronteras varias. Alberto Ontiveros dirige y adapta el texto homónimo de Luis Humberto Crosthwaite, redimensionándolo con el poderío del escenario. Este montaje de Monterrey, Nuevo León, ha llamado la atención de programadores internacionales y ya el año pasado participó del Festival de Teatro Latino de Londres, Inglaterra.

Mendoza lleva un camino andado y se ha vuelto uno de los montajes mexicanos favoritos de los programadores internacionales. En España ha participado en varios festivales y ha hecho temporada en Madrid. En unas semanas más participará en el Mayo Teatral de La Habana y las invitaciones siguen llegando al por mayor. Juan Carrillo dirige esta afortunadísima adaptación de Macbeth, de Shakespeare, a manos de Antonio Zúñiga. Entre ambos logran dotar de un sabor rulfiano al texto shakespeareano, ubicándolo en la época de la Revolución Mexicana. El éxito de este montaje fue total.

Decía que la curaduría de la presencia mexicana es espléndida y lo es por varias razones: las poéticas son muy diversas (de CNT a Teatro Línea de Sombra), la procedencia de las agrupaciones artísticas incluye un buen porcentaje de estados de la República y se publicó un libro con 10 autores jóvenes de quienes se hace, además, lectura dramatizada.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.