• Regístrate
Estás leyendo: La crítica: Música: Gato tocó la vida
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 06:14 Hoy

La crítica: Música: Gato tocó la vida

El saxofonista argentino, fallecido el sábado pasado a los 83 años.

Publicidad
Publicidad

¿Las siete vidas de Leandro Gato Barbieri lo han hecho inaprehensible para algunos o es el signo de los tiempos? El saxofonista argentino, fallecido el sábado pasado a los 83 años, contaba que en Nueva York una estación de radio tocaba jazz exclusivamente y hablaba de todos los músicos, pero no de él. Afirmaba también que los latinos no lo consideraban latino: "Tal vez en mi corazón soy más latino que ellos, sabes lo que quiero decir", le comentaba a Lois J. Roe en Jazz Exodus al recordar la ignorancia de una sociedad que solo conoce a los músicos del mainstream.

"Y la gente del jazz no sabe lo que hice —declaraba más adelante—. Toqué todo. Toqué bebop, free jazz, toqué con gente muy importante y no lo saben. Primero toqué cuando Perón estaba en el poder. Tocábamos bebop. Estaba en una orquesta cuando tenía 17 o 18 años, y Perón dijo que debíamos tocar tango y música folclórica, así que tuve que aprender. Estuve en Brasil muchas veces y aprendí. Toqué con cantantes en Italia. Así que ahora estoy en medio. Solo soy Gato Barbieri. Eso es todo".

Sintetizaba su paso por el free jazz como un proceso de formación que tenía que ver exclusivamente con la posibilidad de crear algo propio, y no con la idea de satisfacer al mercado. Después de conocer a Don Cherry, con quien grabó un par de discos ahora considerados clásicos, Complete Communion y Symphony For Improvisors, tocó free jazz durante dos años, tiempo suficiente para dejar una impronta imborrable.

"Toqué con Carla Bley, quien hace cosas diferentes. Toqué con la Jazz Composers Orchestra. En esta orquesta estaban Cecil Taylor, Pharoah Sanders, Roswell Rudd, yo y no sé quien más. Y nadie hizo dinero. Toqué con la orquesta de Archie Shepp: 20 negros y yo. Cuando quería decir algo, alguno de ellos decía: 'No quiero tocar con este hombre, quiero tocar contigo, con nosotros'. Archie decía: 'Escuchen, no es blanco, es de Latinoamérica'. Ellos se fueron, yo me quedé. Así que pagué mis cuotas, ¿sabes? Y ahora, los músicos hacen un disco y piensan que eso es todo".

Apasionados y apasionantes son Chapter One/ Two / Three, Bolivia/Under Fire o The Third World Revisited, grabaciones donde hermanó el jazz con la música latinoamericana, lo mismo que la música de la película El último tango en París o su colaboración con Dollar Brand. En estos discos se advierte que la razón le asistía cuando le dijo a Richard S. Ginell: "Cuando toco el saxofón toco la vida, toco el amor, toco la ira, toco la confusión, toco cuando la gente grita".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.