• Regístrate
Estás leyendo: La crítica: Ciudad Olímpica
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 06:35 Hoy

La crítica: Ciudad Olímpica

Las próximas olimpiadas de verano, a celebrarse en 2020 en Tokio, ya comienzan a ensombrecerse por una investigación sobre corrupción que aún no sido resuelta.

Publicidad
Publicidad

Lorenzo Rocha

Las próximas olimpiadas de verano, a celebrarse en 2020 en Tokio, ya comienzan a ensombrecerse por una investigación sobre corrupción que aún no sido resuelta. Al parecer, el Comité Olímpico japonés ha pagado cerca de tres millones de dólares a una empresa consultora y de cabildeo que pertenece al hijo de Lamine Diack, quien fue presidente de la Federación Internacional de

Atletismo y que dimitió por acusaciones de corrupción. Medios de información como The Guardian sugieren que dicha suma constituyó un soborno para que la capital japonesa fuera elegida como sede para las próximas olimpiadas.

Un estudio mencionado por el periódico The New York Times afirma que todas las ciudades organizadoras de las Olimpiadas en los últimos 30 años han perdido dinero. En parte por esta razón algunas ciudades como Múnich, Oslo y Boston han retirado sus candidaturas para organizar los juegos, y también debido a la fuerte oposición popular.

La ciudad de Rio de Janeiro queda en relativas buenas condiciones después de las pasadas dos semanas de juegos. Aunque no llegará a saldos positivos, su infraestructura de transporte ha quedado ampliada con una nueva línea de Metro, un nuevo tren ligero y varias rutas de autobuses con vías preferenciales, así como la renovación de algunos estadios y la construcción del puerto deportivo, el cual dota a la ciudad con una larga pasarela pública.

El gobierno de la ciudad carioca ha sido criticado por invertir grandes sumas de dinero en obras que favorecen a quienes más dinero tienen, como el campo de golf y los 3 mil 600 apartamentos de lujo de la villa olímpica, que serán vendidos a los más altos precios.

La perspectiva para el futuro de las ciudades que contemplen organizar unos Juegos Olímpicos no es muy prometedora, ya que la construcción de infraestructura y equipamiento urbano en el sistema capitalista global ha pasado de ser tarea del Estado a convertirse en operaciones concertadas con la iniciativa privada.

Quizá en el futuro se reconstruya Olimpia, en Grecia, y se utilicen sus instalaciones para todos los juegos subsecuentes. Dicha infraestructura podría estar financiada internacionalmente, en proporciones justas según las ganancias, es decir, principalmente por los Estados Unidos de América, que son los ganadores casi hegemónicos de la derrama económica deportiva. Esta propuesta es muy aventurada, pero existen numerosos factores políticos, económicos y sociales que han ido inhibiendo gradualmente la propensión de la mayoría de las ciudades a ofrecerse como sedes.

La organización de una Olimpiada es un hecho urbano importante para cualquier ciudad, como lo fue para México en 1968 y para Los Ángeles en 1932 y 1984. Sin embargo, se está convirtiendo en una deseconomía de escala, ya que los costos de organización están muy por arriba de los beneficios para la ciudad. La mayoría de las urbes que se han embarcado en la organización de juegos de verano han desperdiciado sus recursos públicos para fomentar una imagen de progreso muchas veces falsa, y gran parte de los edificios que han sido construidos han quedado subutilizados, como el famoso Estadio Nacional, conocido como el Nido, construido en Pekín en 2008, que ahora se utiliza para ferias comerciales y que está en riesgo de ser demolido en los próximos años.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.