• Regístrate
Estás leyendo: La crítica: Arquitectura viviente
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 09:36 Hoy

La crítica: Arquitectura viviente

La exposición inaugural del nuevo museo de arte y archivo filmográfico de la Universidad de California en Berkeley lleva el título La arquitectura de la vida, y es digna de la casa de estudios que la respalda.

Publicidad
Publicidad

Lorenzo Rocha

La exposición inaugural del nuevo museo de arte y archivo filmográfico de la Universidad de California en Berkeley lleva el título La arquitectura de la vida, y es digna de la casa de estudios que la respalda. Fue organizada con clara intención didáctica por Lawrence Rinder, primer director de la institución artística, bajo la premisa de que la arquitectura ilumina muchos aspectos de la experiencia vital de las personas. La arquitectura adquiere significado en nuestras vidas mediante sus conceptos, metáforas y la práctica.

La muestra sugiere la reflexión del visitante en torno al propio edificio, que reutilizó la vieja imprenta universitaria de los años treinta con una acertada ampliación de la firma de arquitectos Diller, Scofidio y Renfro. Implica el diálogo que las obras expuestas tienen con la estructura y elementos constructivos del edificio. El edificio del museo plantea ser una metáfora de un pez diseccionado, el cual muestra su piel y escamas por su cara exterior y su esqueleto y entrañas al interior.

La exposición comprende campos como el arte, la ciencia, la artesanía y la representación gráfica de la arquitectura; incluye cerca de 200 obras que utilizan casi todos los medios imaginables y abarca tanto a culturas contemporáneas como a aquellas que tienen dos mil años de existencia.

Las obras estimulan el pensamiento y establecen inusitadas conexiones emocionales entre el ser humano y los ambientes construidos. Una serie específica de piezas refleja contundentemente la idea detrás de la exposición: se trata de Instrumento musical híbrido en sus tres versiones: "Solitaria", "Social" y "Semi-social", creadas en 2015 por el artista argentino Tomás Saraceno. La serie consiste en marcos cúbicos de fibra de carbono en los que se introdujo una o varias especies de arañas para que tejieran sus telas durante distintos períodos de tiempo, desde dos semanas hasta cuatro meses, girando el cubo 180 grados en cuatro ocasiones durante cada período de tiempo. El resultado es una hibridación de los distintos modos de tejer de las arañas en todas las direcciones posibles, dando origen a una forma inusitada.

Su organizador nos pregunta en la presentación: ¿qué es la arquitectura de la vida? Él mismo responde: "Es la arquitectura del cuerpo, de la mente, del espíritu y de la sociedad. Es la arquitectura de la materia, de la energía y de la forma y también es la arquitectura de los propios edificios, de aquellos que no solamente nos protegen y organizan nuestra vida cotidiana, los edificios que además contienen las potentes metáforas de esta versátil idea".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.