• Regístrate
Estás leyendo: La belleza del erhu llega a México
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 12:47 Hoy

La belleza del erhu llega a México

Ma Xiaohui, máxima intérprete del violín vertical chino, se presentará el 1 y 3 de septiembre en México como parte de las actividades del Año de Intercambio Cultural China-América Latina y el Caribe. 

1 / 2
Publicidad
Publicidad

El erhu es como una noble mujer que presenta su belleza, también es como un valiente guerrero o incluso un intelectual con reflexiones profundas. El erhu expresa el alma del ser humano", define la virtuosa artista Ma Xiaohui, la máxima intérprete del milenario instrumento, quien se presentará en septiembre próximo en la Ciudad de México, como parte de las actividades del Año de Intercambio Cultural China-América Latina y el Caribe, promovido por el gobierno del país asiático.

Para el mundo occidental, el erhu es un instrumento poco conocido. El tradicional violín vertical chino de dos cuerdas, que tiene como base una caja de sonido hexagonal de madera cubierta de piel de pitón, tiene poco más de mil años de antigüedad y fue parte integral de las óperas, las actuaciones folclóricas y las grandes celebraciones durante la época de las dinastías que gobernaron por siglos al gigante asiático.

Procedente del oeste de China, el erhu tiene un sonido más agudo, más delgado que el violín occidental y más parecido a la voz humana, pero en manos de la reconocida artista, graduada del Conservatorio de Música de Shanghái, las melodías y sonidos que surgen de él logran trastocar los sentimientos más profundos del ser humano.

Ma Xiaohui actuará los días 1 y 3 de septiembre en el auditorio Alejo Peralta del Centro Cultural Jaime Torres Bodet del Instituto Politécnico Nacional, en la capital mexicana, acompañada de la Orquesta Sinfónica del IPN, con la cual tocará piezas tradicionales chinas como "The shepherdess on the Tianshan Mountains" (La pastora en las montañas de Tianshan) y "River of sorrow" (Río de la tristeza).

Por tal motivo, la intérprete, reconocida mundialmente por su dueto con el prestigiado violonchelista chino Yo Yo Ma en el soundtrack de la película El tigre y el dragón —ganadora de cuatro premios Oscar en 2000, incluido el de mejor banda sonora—, recibe a MILENIO en su estudio "familiar, más íntimo": un departamento regular ubicado en el piso 31 del conjunto habitacional Anshun Road 89, en Shanghai, donde ha preparado un breve concierto exclusivo "para profundizar un poco en el conocimiento de la música tradicional china y del erhu".

Y somos privilegiados de disfrutar la sesión en un cómodo sofá, a solo dos metros de distancia de la intérprete, más cerca de ella que los asistentes a las primeras filas y a los lugares VIP de los reconocidos recintos internacionales en los que se ha presentado por todo el mundo, como el Carnegie Hall, de Nueva York, el Centro Kennedy para las Artes Escénicas, de Washington, o el Vienna Golden Hall, en Austria, entre otros.

La primera parte del programa es música de cámara, para mostrar que el erhu puede acoplarse e interpretar piezas occidentales, con lo que también expresa un espíritu de multidiversidad cultural.

Comienza con Mustafa, una canción popular egipcia, y después interpreta Air on the G string e Inventions 1 y 13, piezas de Johann Sebastian Bach, a quien admira y considera uno de sus mayores referentes de aprendizaje de la música occidental.

Acompañada del violonchelista Liang Song y de una joven pianista, Ma Xiaohui se sumerge en sus interpretaciones: su mano izquierda sostiene el largo cuello de madera de ébano del instrumento y sus dedos tocan y combinan con precisión las dos cuerdas de metal del erhu —muy pegadas una a la otra—, el cual sostiene en su regazo de manera vertical, mientras su mano derecha maneja con maestría el arco hecho de bambú y de pelo de cola de caballo, permanentemente plegado entre las cuerdas. Inhala profundo, cierra los ojos, menea la cabeza al ritmo de la melodía, exhala, abre los ojos y su mirada hacia arriba se pierde en el infinito mientras toca.

—¿Adónde se va? ¿Qué imagina en el instante que está tocando? ¿Qué visualiza?

—Estoy metida en mi música, en mi pieza, imaginando lo que quiero expresar. Estoy fuera de mí. Mi alma está en diferentes lugares mientras toco. El erhu me obliga a meterme en la pieza misma, sobre todo cuando estoy en el escenario. Realmente me olvido de mí.

Viste una túnica larga estilo chino, mitad blanca, mitad negra, perfectamente combinada con aretes y zapatos. El yin y el yang. Su hablar es pausado, tranquilo. Su tono de voz es suave.

—¿Cuál es la singularidad musical de este instrumento? ¿Cuál es su espíritu al lado del violín occidental?

—El erhu muestra algo del alma del ser humano. Expresa lo que siento en el fondo del corazón, lo que siento dentro de mí. El erhu es como una noble mujer que presenta su belleza, pero la parte noble tiene que sentirse, estudiarla detalladamente. Puede también representar un personaje intelectual, como los filósofos, con reflexiones profundas. Es también caligrafía con sonido.

"Es un instrumento que juega un rol muy importante en el escenario. Representa personajes diferentes: guerreros, mujeres hermosas, y también algunas características del carácter chino: es sensible, melódico y transmite múltiples sentimientos ante situaciones diferentes."

Y manifiesta lo que, para ella, es la principal diferencia entre el violín occidental y el erhu:

"El violín es un instrumento de los nobles, el erhu es un instrumento del pueblo, y los sentimientos del pueblo son más diversos. Por eso se enfatiza su conexión con la gente".

Continúa el concierto y es el turno de las piezas como solista: Ma Xiaohui toca con el erhu "Jasmine flowers", una canción folclórica clásica de China, y "Deep night", melodía de la Ópera de Pekín. Cierra la segunda parte del recital con una de sus más grandes composiciones, la cual le ha dado fama mundial: "Spirit of my erhu", ésta interpretada con el zhonghu, otro instrumento de cuerda similar al erhu, pero un poco más grande y con un tono más bajo.

Y de nueva cuenta, entrega e inspiración total en la ejecución de las tres melodías, igual que cuando ha trabajado a lado de los más grandes directores y compositores, como Zubin Mehta, Lorin Maazel, Tan Dun, Zuohaung Chen y David Stern, o como cuando ha compartido escenario con las mejores orquestas del orbe, como la Filarmónica de Berlín, la Internacional de Francia, la Sinfónica Nacional de China e incluso la Sinfónica Nacional de México, donde ya se ha presentado en dos ocasiones, en 2006 y 2009.

"El público mexicano es muy cálido. Después de mis actuaciones recibí muchas cartas en las que me expresaba su admiración y afecto. México tiene una cultura muy rica, muy amplia. Además conozco otras representaciones musicales de América Latina y quiero encontrar una forma de combinarlas con la china. El erhu está en condición de interpretar muchas expresiones de la música latinoamericana y por medio de él quiero llegar a algo más profundo con las culturas de esa región", expresa Xiaohui, quien desde los 6 años de edad comenzó su preparación musical.

En ese aspecto, ¿ya hay algo firme para realizar proyectos con Latinoamérica?

La visita a México será el primer paso. Tengo amplias perspectivas por experiencias anteriores, por los contactos que he tenido con los artistas de los países de esa región.

Llega la tercera parte del recital: Erhu con violonchelo. Interpreta junto con Liang Song "Crouching Tiger, Hidden Dragon", el tema ganador del Oscar en 2000; "Butterfly Lovers", y cierra con una de las piezas más populares y conocidas de la música oriental, proveniente de Mongolia interior: "Horse Racing", con la que Ma Xiaohui muestra al máximo su virtuosismo y transporta al espectador al frenesí y la emoción de una carrera de caballos típica de las provincias chinas.

—Ha actuado en los mejores escenarios, con las mejores orquestas y los más renombrados directores. Ha ganado muchos premios y reconocimientos a escala mundial. ¿Qué siente que le falta en su carrera?

—Quiero ser una artista de amplia gama y una educadora. Quiero enseñar el arte del erhu. Deseo hacer un libro o documental en el que sintetice la experiencia cosechada durante todos estos años de giras. Quiero expresar lo que siento, dejar una herencia cultural para las futuras generaciones.

"Siento que la época actual ya me pone en una plataforma, en un puesto llamativo, como líder. Entonces siento una misión de hacer lo mejor posible, de mostrar a las nuevas generaciones lo clásico y lo valioso del arte tradicional de China, pero también enseñarles algo nuevo, creaciones de esta generación que represento.

—¿Ve interés de parte de los músicos y creadores occidentales hacia el erhu?

—A los músicos de occidente les parece un instrumento mágico, extraordinario. No imaginaban lo que expresan y transmiten dos cuerdas solamente. Sobre todo admiran mucho la habilidad de las manos y la mezcla de la artista con el instrumento.

Finalmente, Ma Xiaohui considera que en algún momento se puede producir una fusión de la orquesta tradicional china con la orquesta occidental.

"Es muy posible. Creo que es necesaria y también sería muy popular. Siento que al público le encantaría. La combinación y la mezcla de dos artes, de dos culturas, es más fácil por medio de la música que por el idioma.

"Se requiere inteligencia, sabiduría y experiencia para encontrar el punto de contacto entre las dos artes: oriental y occidental. Realmente está en proceso y seguramente se va a lograr".

Claves
Atrapada por su sonido

• Sin ningún pariente músico (su papá es geólogo y su mamá ingeniera), Ma Xiaohui descubrió a los seis años su gusto por el erhu de manera providencial.

• "En mi casa había tres instrumentos: violín, acordeón y erhu. El primero no me agradó, se me hizo aburrido; el segundo era muy pesado para mí, pero en cuanto probé el erhu quedé atrapada para siempre por su sonido, por lo que me produjo al tocarlo", relata.

• "Mi papá fue mi primer maestro, pero solo por tres meses. Nací y crecí dentro de la universidad donde él trabajaba y eso me cultivó el gusto por la educación y el estudio. Aprender a tocar el erhu es muy duro, hay que tener mucha dedicación, pero al final es muy gratificante", expresa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.