• Regístrate
Estás leyendo: La arquitectura, importante por el servicio al otro: Larrosa
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 00:48 Hoy

La arquitectura, importante por el servicio al otro: Larrosa

Así se sustenta una carrera de más de seis décadas en las que no solo se ha dedicado a proyectar y edificar, sino que ha ofrecido sus reflexiones sobre la naturaleza de este arte.

Publicidad
Publicidad

Verónica Díaz

Dos pilares sostienen la filosofía de Manuel Larrosa Irigoyen sobre la arquitectura. El primero es que “se vuelve arte cuando está enriqueciendo a la naturaleza”, y segundo, “es un acto de amor porque siempre deberá satisfacer a las dos partes que la hacen posible: el que la solicita y el que la hace”.

Así se sustenta una carrera de más de seis décadas en las que no solo se ha dedicado a proyectar y edificar, sino que ha ofrecido sus reflexiones sobre la naturaleza de este arte, publicadas en diferentes medios periodísticos.

Larrosa impulsó proyectos que se proponían mostrar la esencia del hecho arquitectónico: vivir las construcciones, no solo verlas. Es el caso del Museo Dinámico, proyecto que, en la década de los sesenta, abría las puertas de las casas construidas por él, antes de ser habitadas, para hacer exhibiciones de pintura y montajes escénicos.

En estos espacios colaboraron Vicente Rojo, Alberto Gironella y Manuel Felguérez, entre otros.“Con estos cuadros y esculturas, y con las experimentaciones teatrales que hicieron Alejandro Jodorowsky y Juan José Gurrola, por ejemplo, había un clima de reunión tanto de las artes y del público con la arquitectura”, recuerda Larrosa en entrevista con MILENIO.

La charla con el creador de obras como La Capilla Abierta y la Plaza de los Abanicos se debe a que el viernes a las 11:00 horas recibirá la Medalla Bellas Artes en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes.

Egresado de la que fue Escuela de Arquitectura de la UNAM, Larrosa estuvo asociado con el arquitecto Guillermo Rossell de la Lama, pero después desarrolló condominios y casas unifamiliares en Guadalajara, Cuernavaca, Los Mochis y la Ciudad de México. En esta última destaca la casa habitación ubicada en la calle Héroes de Padierna, en San Jerónimo.

Reflexivo y crítico, opina que el desarrollo urbano en la capital del país “es un desastre programado, porque la iniciativa privada, sin ninguna regla de comportamiento social y sin respeto de la comunidad, está haciendo lo que se le pega la gana. El empresariado es la autoridad; ya no hay reglas urbanas ni reglamentos, nada más hay capacidad económica para hacer lo que se te da la gana”.

Sin embargo, el arquitecto dice que no todo está perdido, pues siempre hay oportunidad de superar los problemas: “Los fracasos hay que aceptarlos y pensar cómo se pueden superar, no quedarse en la queja. Hay mucho qué hacer, está todo por reinventarse”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.