• Regístrate
Estás leyendo: Juliana Fanjul: “Necesitamos criar a los hombres de manera distinta”
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 06:30 Hoy

Juliana Fanjul: “Necesitamos criar a los hombres de manera distinta”

Entrevista


Publicidad
Publicidad

Dolores, Lupita y Remedios son las tres trabajadoras domésticas convocadas por la realizadora Juliana Fanjul para su filme Muchachas. El documental pone sobre la mesa un tema poco abordado en el cine mexicano. A partir de sus historias de vida, la cineasta reflexiona sobre el racismo, la desigualdad y el machismo en México.

Su película nace a partir de una anécdota casi familiar. ¿Es así?

Mi abuela falleció cuando yo vivía en el extranjero y no podía dejar de pensar en doña Reme, quien durante 22 años vivió en su casa y sin duda era una de las personas más cercanas a mi abuela. Todo mundo dio el pésame a los familiares, pero no a Remedios. Nadie se preocupaba por ella, cuando la realidad es que no solo perdía su trabajo sino también su casa. Me pareció muy violento que nadie le diera su lugar. Tengo que reconocer que, a pesar de que la conocía desde los cinco años, no sabía ni sus apellidos.

Las trabajadoras domésticas son un tema poco revisado en el cine mexicano.

Creo que es el único documental mexicano donde ellas son las protagonistas. Desde la ficción se han representado con mayor o menor suerte, pero no desde el documental. Habría que cuestionarnos por qué no las queremos ver. Supongo que no nos gusta darnos cuenta del abuso e injusticia con que son tratadas. Aceptarlo implica un ejercicio de autocrítica. Preferimos quedarnos en la comodidad de contratar a alguien que nos soluciona la vida en muchos sentidos pero con un sueldo reducido. En Europa su trabajo está regulado y por tanto la relación laboral es muy diferente.

Una de las preocupaciones de fondo de 'Muchachas' es precisamente la desigualdad.

Las empleadas domésticas reflejan el racismo y la constitución social en México. En el fondo, es muy doloroso no aceptarlo.

¿Qué riqueza le daba hacer una película a tres voces?

Cuando decidí el tema, el espectro era aún mayor. Hice un trabajo amplio de investigación, hablé con muchas, pero creo que las tres historias me permitieron profundizar y mostrar casos distintos y complementarios.

Y arquetípicos.

Dolores es la mujer que migra del campo a la ciudad para trabajar desde muy pequeña; incluso habla náhuatl. Lupita es la que sale a dar la cara por sus hijos y está dispuesta a hacer lo que sea. Remedios aporta la visión de una mujer que sacrifica su intimidad al vivir en la casa de sus empleadores.

En los últimos años se ha reflexionado sobre el racismo mexicano, algo que algunos creían superado.

Lo puedes ver todo el tiempo y es triste descubrir su complejidad. Es algo muy arraigado. En una de las pláticas, Lupita dice: “Los güeros son guapos”. Ahí vemos un complejo de inferioridad que se traduce en aceptar el abuso.

La película puede leerse también con una perspectiva de género.

Me interesan las historias de mujeres porque yo misma he sentido esa discriminación en el cine. En México, poco a poco las mujeres levantamos la voz, es urgente hacerlo. Los feminicidios son terribles, pero peor aún es que no suceda nada. ¿En qué clase de país o sociedad nos hemos convertido? Las mujeres necesitamos desencriptar todo aquello con lo que crecimos. Necesitamos criar a los hombres de manera distinta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.