Juguetes peligrosos elevan hasta 80% los servicios de urgencias

Los que se venden en el mercado informal tienen tóxicos que dañan la salud e incluso pueden provocar la muerte, advierte especialista.
Alertan sobre productos que provienen ilegalmente de otros países.
Alertan sobre productos que provienen ilegalmente de otros países. (Chema Martínez)

México

Los mercados informales se saturan de juguetes comunes y baratos, pero que en esta época incrementan 80 por ciento los servicios de urgencia debido a que los materiales con los que están fabricados tienen concentraciones elevadas de plomo, tóxicos, sosa cáustica y otros venenos que pueden provocar desde daños neuronales hasta la muerte de los menores a los que se los regalan, alertó  la especialista Olga Martínez Pantaleón.

Entre los juguetes peligrosos, explicó la doctora adscrita al servicio de urgencias del Hospital Infantil de México, están los conocidos soldaditos y superhéroes presentados en  tamaño miniatura, carritos cuyas llantas se desprenden con facilidad y que si por accidente son ingeridas —que sucede comúnmente—, obstruyen las vías respiratorias.

Asimismo, abundó Martínez Pantaleón en entrevista, las pelotas de diversos tamaños, que son muy coloridas y con dibujos de personajes animados, están adornadas con pintura con altas concentraciones de elementos tóxicos como el plomo. Asimismo, hay aparatos que tienen pilas planas pequeñas capaces de perforar el esófago en cuestión de horas si el menor se las come.

“Un problema que se exacerba en estas fiestas decembrinas son los juguetes que contienen pilas de disco, las cuales se las tragan los pequeños, principalmente los que tienen entre uno y tres años de edad, quedándose alojadas en la parte alta del esófago”, detalló la experta.

“Estas pilas contienen cáusticos, lo que sería el equivalente a sosa cáustica con alta concentración. Si ésta queda alojada más de seis horas produce una quemadura, que incluso puede perforar el esófago y causar una enfermedad grave”, abundó.

Martínez Pantaleón explicó que aún cuando los médicos retiran el objeto, en la mayoría de los casos ya generaron severas secuelas para el menor.

“Cuando hay una obstrucción respiratoria, deja de oxigenarse el cerebro, causando daños irreversibles en el sistema nervioso.

“Si se trata de las pilas pequeñas, por lo regular, llegan a cuidados intensivos por quemadura de esófago, incluso ya con perforaciones que pueden llevar a la muerte al paciente”, detalló.

Martínez Pantaleón precisó que las figuritas de soldados, de superhéroes y de personajes animados resultan altamente peligrosas como las pelotas provenientes de otros países, como China, que contienen en la base de plásticos pintura con plomo, la cual está prohibida para la fabricación de juguetes.

“Esta pintura se desprende fácilmente, el niño la ingiere y la absorbe a través del tubo digestivo, y va a todo su organismo, causando intoxicación. Hay dolor extremo, mucho malestar; el problema grave se presentará si hay un contacto prolongado con este tipo de juguetes que también perjudican la vista”, agregó.

También los juguetes grandes pueden provocar daños severos, como las ambulancias con altavoces que por su elevado sonido pueden causar daños auditivos al pequeño, incluso sordera.

También las muñecas y peluches elaborados con plásticos  tóxicos que pueden afectar el organismo.

“Muchos de estos juguetes son fabricados con ftalatos, sustancias que sirven para moldear, hacerlos suaves y moldeables. Esta sustancia también está prohibida en México, inclusive estaba en las botellas de refrescos; sin embargo, se ha introducido de manera clandestina al país en muñecas y  muñecos de peluche. Puede provocar desde problemas de fertilidad, afectaciones sistémicas, hasta severos daños cardiovasculares que pocas veces se detectan a tiempo”, afirmó.

Además, las sustancias se vinculan “con malformaciones urogenitales en hombres y afecta al sistema reproductor masculino”, explicó Martínez Pantaleón.

La experta recomendó que en esta época en la que se regalan juguetes, sobre todo el 24 de diciembre y el 6 de enero, se tenga mucho cuidado en que tengan etiquetas de calidad y seguridad, cuenten con marcas y muchas veces con teléfonos de asesoría, se eviten los juguetes callejeros, sobre todo de procedencia oriental, que, aunque son baratos, pueden provocar daños irreversibles.