• Regístrate
Estás leyendo: Joybacks dejó el lienzo frío por la piel humana
Comparte esta noticia

Joybacks dejó el lienzo frío por la piel humana

Por: Brenda Valles

A los 23 años con su tinta y su talento en 5 años,Jorge Cruz Morales Ortiz es uno de los tatuadores más reconocidos de La Laguna y México con la técnica de realismo e hiperrealismo.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

A los 23 años con su tinta y su talento, Jorge Cruz Morales Ortiz, A.K.A. "Joybacks", ha sabido adentrarse en el mundo del tatuaje y en cinco años posicionarse como uno de los tatuadores más reconocidos de La Laguna y México, explotando la técnica de realismo e hiperrealismo. 

Originario de Lerdo, Durango y con estudio en Gómez Palacio, Joybacks comenzó con su arte desde temprana edad. En su adolescencia hacía graffiti, luego comenzó a dibujar, animación y finalmente se inclinó por algo más duradero: cambió sus lienzos fríos e inmóviles por unos más tibios, dejó el papel por la carne humana.

Hace tres años fue invitado a un estudio local y comenzó a aprender más sobre la técnica del realismo y poco a poco la fue perfeccionando. 

Ha participado en exposiciones de tatuajes, ganado concursos e impartiendo seminarios de realismo, siendo su propio jefe y emprendiendo en un arte que ha sabido abrirse paso entre las nuevas generaciones, rompiendo estigmas y prejuicios, dejando marcas y huellas que durarán toda la vida en la piel de sus clientes. 

¿De dónde surge tu pseudónimo?

Tras una crisis existencial a los 18 años, pasaba una etapa de crecimiento, dudas y depuración en la vida, parecía un alter ego, esporádicamente me sentía dos personas, ya que en la familia me decían Joy y en la calle Backs, por el pseudónimo de grafitero.

Aunque mis emociones también se dividían, a veces estaba de buenas y era el noble, servicial de igual forma a veces era el prepotente enojón.

Fue así cuando al salir del momento decidí unir ambas personalidades y surgió Joybacks siendo una misma persona para el resto de los días

¿Hace cuánto tatúas? 

Empecé hace 5 años, un amigo de la colonia que tatuaba, José Mauricio Argumedo Cardiel, le dicen "El Cholo", fue quien me ayudó al principio a entrar en este mundo, fue mi primer lienzo aquella tarde.

Posteriormente lo empecé a desarrollar en casa hasta que conocí a Fatt Soto, él fue y es mi maestro, en ese entonces mi nivel de aprendizaje era 24/7 ya que estudiaba por las tardes animación y efectos visuales, por las noches tatuaba y practicaba por la mañana con mis tareas.

¿Qué representa para ti un tatuaje? 

La forma de ver las cosas, así como existen estilos también hay formas de ver la realidad, es así como cada uno lleva tatuajes con cierto significado o sólo por que te gustó la película. 

¿A dónde te ha llevado tu arte? 

Hasta el momento son pocos los lugares donde he estado como expositor, pero con los mejores resultados que he conseguido. 

Este año para mi ha sido el más productivo, consiguiendo únicamente primeros lugares.

He estado en Mazatlán, Juárez, Mexicali, Monterrey, también he viajado a Costa Rica con Samuel Obando, un artista que me ayudó mucho y fue mi ejemplo a seguir. 

¿Por qué te inclinaste por el realismo?

Al principio hacía mucho color, no era muy bueno pero ya lo hacía, una tarde Fatt Soto menciona que al día siguiente tendría que realizar un tatuaje en realismo a color, yo no quería porque jamás había hecho realismo a color, pensé en no ir a trabajar para no realizarlo, pero me volvió a decir que debía hacerlo y que fuera.

A la mañana siguiente llegué al estudio y ya estaba el cliente esperándome, tomé las cosas a la ligera y me desenvolví como pude, el resultado de 12 horas de trabajo fue muy grato y sin duda había experimentado algo que jamás había sentido, mi temperamento y carácter ayudaron a culminar la pieza con el tiempo que se necesita para un tatuaje realista, fue ahí donde me enamoré del realismo a los dos años de aprendizaje.

¿A qué retos te has enfrentado al ser tatuador?

Los retos más difíciles son con uno mismo, el compromiso que tienes con el cliente al llegar al estudio en busca de una pieza tuya, nunca sabes si le gustará al final del día o superarán sus expectativas, el reto es comprender al cliente y ejecutarlo.

¿Cuál consideras que es el mayor reto de tu profesión? 

Creo que el mayor reto de esto es la familia, el hogar, tus seres queridos, porque paso horas frente a la piel sin verlos. 

Es difícil salir de tu ciudad y llevarlos en la memoria, extrañándolos y aún así saber que todo es por ellos y para estar mejor en un futuro. Creo que mi trabajo es difícil en ese aspecto o sólo desde mi punto de vista.

¿Crees que los tatuajes están de moda? Si es así, ¿crees que sea una tendencia pasajera?

Sí, lo están. El tatuaje no es una tendencia pasajera pero si está pasando una etapa de auge donde sales a la calle y ya no eres el único con tatuajes, ya hay menos personas volteándote a ver raro, el tatuaje es parte de la estética personal, representa un tipo de atracción visual.

¿Aún hay estigmas, prejuicios o discriminación para las personas con tatuajes? 

Aún existen, pero cada día más las personas van digiriendo este arte , a tal punto de que nosotros los tatuados lleguemos a ser quienes sin estigmas ni prejuicios, demos oportunidad a nuevas generaciones.

Es así como Jorge, Joy o Joybacks emprende en una profesión poco común, en la que comenta, ha podido salir adelante gracias al apoyo de su familia, padres y esposa, quienes ante todo lo han apoyado, moral, emocionalmente e incluso prestando su piel como lienzo para sus trabajos. 

Joybacks espera que su profesión ayude a abrir la mente de las personas, a eliminar prejuicios, a expandir el arte y ver el tatuaje como una manera de “llevar algo marcado en la piel que te recuerde de donde vienes, tu cultura, tus gustos y lo que desconocemos”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.