• Regístrate
Estás leyendo: Jóvenes dejan el graffiti para incursionar en la plástica formal
Comparte esta noticia

Jóvenes dejan el graffiti para incursionar en la plástica formal

La exposición colectiva 'Vientos Nuevos', abrió en el Museo del Algodón, trabajos que nacieron en el taller que impulsó el artista Eduardo Guayo Valenzuela.
Publicidad
Publicidad

Con una exposición colectiva que se originó a partir de un taller de pintura que impulsó el artista Eduardo Guayo Valenzuela, este fin de semana la galería del Museo del Algodón abrió sus puertas para presentar el trabajo de los jóvenes que se han sumado a la idea de dejar de pintar graffitis, para poder incursionar en la plástica formal. 

Con el título “Vientos Nuevos” fue inaugurada a las 12:00 horas de este sábado.

“Tengo trabajando con estos chavos como cuatro años. La idea en un principio era invitar a jóvenes relacionados con el graffiti vandálico, le llamó yo, con el críptico que no dice nada fuera de su círculo, y enseñarlos a ser más críticos, más propositivos, que no abandonaran el grafiti por sí mismo pero que fuera más propositivo”.

Valenzuela ha logrado mantener el grupo pues asegura que la conciencia ha sido tocada a partir de las experiencias de sus alumnos al ver al graffiti como un medio de expresión ideológica y de estética.

“Algunos por trabajo o por ser chavos mandar sus trabajos por el face, es una cosa muy loca. A veces pueden venir dos o tres, pueden ser cinco o diez, hay una movilidad. Algo que me da mucho gusto es que empezaron a experimentar lo que es concursar en certámenes regionales pero ya no clandestinos sino del arte formal. Una chica ha ganado dos veces el premio Pinta tu música y otro chavo ha ganado también el primer lugar.

“Ahora en cambio su talento ha sido encaminado hacia el arte urbano, ese que busca mantenerse propositivo, el que se apropia de ideologías, que se desarrolla como un puente de comunicación entre los movimientos callejeros y el llamado arte formal, madurando una formación”, señaló Valenzuela.

Martha Rosales, coordinadora de recintos culturales municipales, dijo que los jóvenes en este ejercicio cambian la mentalidad en torno al trabajo creativo, venciendo la división de clases que impera al asumir el arte.

Asimismo Gustavo Montes, estableció que resulta interesante que dentro del trabajo de los muchachos se visualizan elementos simbólicos y una lectura que plantean buscando posibilidades discursivas.

“Eso da mucha confianza porque el arte urbano, independientemente de todo siempre va a ser vandálico, lo que pasa es que mucho del arte urbano tenemos que llevarlo a la cuestión de la consciencia”, mencionó Montes quien acotó, la cuestión social se supera con un discurso personal.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.