Manrique, un espléndido narrador del arte mexicano

El crítico e historiador Jorge Alberto Manrique, apasionado del arte y de la historia, es considerado uno de los críticos de arte más precisos y perspicaces de la segunda mitad del siglo XX.
En julio pasado, Jorge Alberto Manrique festejó su llegada a los 80 años de edad.
En julio pasado, Jorge Alberto Manrique festejó su llegada a los 80 años de edad. (Foto: Notimex)

Ciudad de México

Apenas en julio pasado, Jorge Alberto Manrique festejó su llegada a los 80 años de edad; en septiembre, la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM le dedicó una sesión de homenaje denominada, simplemente, “Al maestro con cariño”.

La mañana de este miércoles falleció el escritor, historiador, investigador, catedrático y académico, según dieron a conocer instituciones a las que estuvo muy ligado desde hace, por lo menos, seis décadas.

TE RECOMENDAMOS: Jorge Alberto Manrique: el crítico con encanto de poeta

El Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) dieron a conocer la muerte de quien fuera Investigador Emérito desde 2003 y al que dirigió de 1974 a 1980, y también director fundador del Museo Nacional de Arte (Munal), de 1982 a 1983.

Una partida que incluso se convirtió en trending topic en Twitter, donde el secretario de Cultura del gobierno federal, Rafael Tovar y de Teresa, escribió: “Comparto con la comunidad cultural mi pesar por el deceso de Jorge Alberto Manrique, ensayista y promotor cultural relevante”, mientras Eduardo Vázquez Martín, secretario de Cultura de la Ciudad de México anotó “el cielo del arte y de su historia acoge a una de sus mentes más lúcidas y brillantes. Echaremos de menos la luz de Jorge Alberto Manrique”.




Libertad en el arte

Un apasionado del arte y de la historia, pero al mismo tiempo un defensor de la libertad de pensamiento: fundador del MUNAL, dejó el cargo con el cambio de gobierno de López Portillo a Miguel de la Madrid y el deseo de éste de llevarse obra pública a Los Pinos, a lo que el crítico se negó.

Más adelante fue obligdo a dejar la dirección del Museo de Arte Moderno y salir por presiones del grupo Pro Vida, en 1988, debido a una exposición en la que se mostraba a una virgen con rostro y senos de Marilyn Monroe.

A propósito, Manrique señaló: “La censura, el veto a la libertad de expresión de las ideas y a la expresión artística, terrenos ambos en que la libertad es consustancial, proviene del poder de las instituciones religiosas y del poder público. Y tiene su fuente en el temor —de hecho infundado— de que la expresión libre disminuya o limite ese mismo poder”. Abandonar ese cargo nunca le preocupó; al final siempre tenía al Instituto de Investigaciones Estéticas para seguir con su labor.

Manrique, preciso y perspicaz

Nacido en la Ciudad de México, en uno de los antiguos barrios de Azcapotzalco, Manrique estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, para luego seguir sus estudios de postgrado en historia del arte en las universidades de París y en Roma, aunque antes de eso debió experimentar su paso por el derecho y hasta la geografía.

"Manrique fue un espléndido narrador e intérprete de la historia de este país".


Comendador de la Orden del Mérito de la República Italiana, Premio Universidad Nacional, Premio Nacional de Ciencias y Artes y proveniente de una familia de abogados —afortunadamente interesados por el arte y la historia—, Jorge Alberto Manrique es considerado uno de los referentes en la historia del arte mexicano.

Alberto Vital lo definió como “uno de los críticos de arte más claros, precisos y perspicaces desde la segunda mitad del siglo XX y hasta nuestros días”, en el homenaje que se le rindió en septiembre pasado en la UNAM.

En una ceremonia celebrada en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, la directora de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), Gloria Villegas, lo recordó como un maestro con “virtudes poéticas en el sentido general del término, es decir, creativas; por ser un ejemplo de autenticidad y por su rigor académico; por ser un espléndido narrador e intérprete de la historia de este país”.

Los restos de Jorge Alberto Manrique serán velados en la agencia García López de Miguel Ángel de Quevedo.


ASS