Las “Asombrosas criaturas” de Jansen visitan la CdMx

Las gigantescas figuras con movimiento del artista holandés Theo Jansen se presentarán en el Laboratorio Arte Alameda, del 13 de mayo al 13 de agosto.

Ciudad de México

La exposición Asombrosas criaturas, del artista holandés Theo Jansen, que combina fantasía, imaginación y realidad en piezas con movimiento propio, llegó a la Ciudad de México luego de un periplo por España y Perú. En esta ciudad se presentará en el Laboratorio Arte Alameda, del 13 de mayo al 13 de agosto.

Strandbeest o bestias de playa es el nombre que su creador les ha dado a estas criaturas que elabora desde hace 27 años. Son figuras similares a insectos gigantes que pueden moverse con la fuerza del viento. Durante una demostración de las ocho obras que trajo a México, de un total de 43 que ha construido hasta hoy, Jansen comentó: “Estoy seguro que mis bestias van a robar el corazón de los mexicanos”.

TE RECOMENDAMOS: 'FotoFilm Tijuana', festival para crear redes artísticas

Jansen las prueba en la playas, lugar en que, dice, que: “Veo claramente cómo es la vida. Al trabajar en la playa, con el sol, el viento y el mar, tengo experiencias sobre el milagro de la vida; yo no dejo de asombrarme por el sólo hecho de estar vivo”.

Theo Jansen es también poeta, canta y toca la guitarra.

Con estudios de física e inquietudes artísticas, Jansen, nacido en Scheveningen, Holanda recordó que en 1948 se sintió fascinado por la teoría de la evolución y la selección natural de las especies, por lo que en 1990 decidió centrar su trabajo en la creación de seres artificiales.

Durante más de dos décadas ha logrado crear una familia de asombrosas criaturas que con nombres propios de origen latino como Currens Ventosa, Animaris Proboscis, Ordis y Animaris Plaudenshan, han alcanzado una personalidad individual en función de sus cualidades y virtudes.

Fusión de arte e ingeniería, sus esculturas cinéticas de aspecto animal y con vida artificial se mueven a través de complejas estructuras compuestas de tubos y botellas de plástico y son creadas siempre junto al mar.

 [Foto: Jesús Quintanar]

Desde la primera creación de las rudimentarias criaturas en 1990, éstas han evolucionado hasta las más ágiles, flexibles, realizadas por Jansen en la actualidad, mantienen el espíritu del asombro ante la naturaleza y ante la vida, concepto que a él le magnetiza.

El artista es también poeta, canta y toca la guitarra. “En este caso, la música y las bestias van de la mano”, dijo.

Plaudens Vela es la escultura más grande de la exposición. Gracias a una serie de velas en su parte posterior y unas botellas de PET puede moverse durante horas en terrenos irregulares concentrado las corrientes de aire.

TE RECOMENDAMOS: La melancolía vista a través del arte mexicano en el Munal

Señaló que se inspira en la vida para crear sus criaturas. “Al darles forma, veo claramente cómo es la vida. Al trabajar en la playa, con el sol, el viento y el mar, tengo experiencias sobre el milagro de la vida y no dejo de asombrarme por el sólo hecho de estar vivo”.

Con esa inspiración y amor por la naturaleza, Theo Jansen desea que cuando muera sus cenizas sean esparcidas en la playa donde habitualmente trabaja, para que su cuerpo pulverizado comulgue con el mar, ser vivo al que respeta, ama y agradece.

Dice el artista que han aparecido pequeñas variaciones de sus esculturas "infectando" a quienes las ven como un hobby. Jansen cuenta que le gusta pensar que son las bestias de playa las que usan la mente de los hombres para propagarse y así continuar con su desarrolló.

Jansen dijo estar seguro de que “mis bestias van a robar el corazón de los mexicanos”.


 [Foto: Jesús Quintanar]


AG