El jazz es una obsesión: Wynton Marsalis

Realiza una gira por América Latina con el objetivo de expandir, consolidar y fortalecer una comunidad global para el género, dice en un comunicado.
Hoy el músico impartirá una clínica con su orquesta en el Teatro Ocampo de Cuernavaca.
Hoy el músico impartirá una clínica con su orquesta en el Teatro Ocampo de Cuernavaca. (Especial)

México

La organización Jazz at Lincoln Center (JLC), dirigida por el trompetista Wynton Marsalis, celebra “la influencia que las tradiciones musicales del Caribe, Norte, Sur y Centroamérica han tenido en el jazz a través de su historia”, informa en su portal de internet.

La gira de Marsalis y la JLC Orchestra se inició en su sede en Nueva York, el Rose Theater, y con un concierto en Puerto Rico. Seguirá mañana en México con una clínica en Cuernavaca y dos presentaciones en el Palacio de Bellas Artes, los días 7 y 8. Del 14 de marzo al 1 de abril tocarán en Venezuela, Perú, Chile, Uruguay, Argentina y Brasil.

En una entrevista que sostuvimos muchos años atrás, cuando todavía estaba lejos el proyecto del JLC, Wynton Marsalis hablaba del influjo de la música latina en el jazz: “Me encanta tocar con los músicos latinos. Me recuerdan mucho a los de Nueva Orleáns porque son muy cálidos y están predispuestos a la fraternidad; tocan con mucho espíritu y fuego”.

Al hablar sobre esta gira, a través de un comunicado, Marsalis explicó que “presentaciones, actividades educativas y apoyo son los pilares principales de nuestra misión. A lo largo de esta gira continuaremos expandiendo, consolidando y fortaleciendo una comunidad global para el jazz”.

Nacido en Nueva Orleáns en 1961, Marsalis causó sensación en los años ochenta, cuando, junto con su hermano Branford, encabezó un grupo de jóvenes músicos que se apegaban a la tradición y buscaban el regreso a los instrumentos acústicos, conocidos como los Jóvenes Leones. Esto causó controversia, pues al contar con un gran apoyo por parte de los medios, las propuestas de jazz alternativas, el free jazz y otros estilos quedaban al margen.

La tensión cedió, mientras que el influjo del trompetista crecía, sobre todo cuando quedó al frente del programa JLC, cuya lujosa sede abrió sus puertas en 2004 (aunque su labor data de 1987). Conciertos, actividades educativas, conferencias, mesas redondas, exposiciones, programas de radio, televisión e internet, ciclos de cine, grabaciones y publicaciones, son algunos de los vehículos utilizados para promover el jazz.

En sus propias palabras

En entrevistas y conferencias de prensa, hemos conocido los puntos de vista de un músico sagaz y bien informado, diplomático y claridoso, simpático y convencido de su cruzada por el jazz. He aquí un compendio:

Louis Armstrong. Era lo que era; de hecho inventó lo que estamos tocando. Es un espíritu humano increíble, un gran cantante que inventó la manera de cantar estadunidense que todos imitaron. Por supuesto, todos los trompetistas lo aman. Era más grande de lo que nosotros digamos sobre él.

Cultura. No entendemos el valor de nuestra propia cultura (en Estados Unidos), pero todavía somos un país joven y tenemos un largo camino por andar.

Comercialismo. Siempre he estado abierto a muchos tipos de música, pero nunca estuve abierto al comercialismo. No estoy contra él, sino contra el hecho de que la cuestión comercial se vuelva lo importante. Todavía no estoy abierto ante eso y nunca lo estaré, porque creo, y siempre creeré, en la calidad y en la integridad.

Jazz. Es una obsesión, no una profesión. Desde que tienes 11 o 12 años practicas cuatro o cinco horas al día y nunca piensas que vas a obtener un trabajo —y en verdad no lo hay—. Tocas, aprendes una canción, haces una gira, piensas en cambios de acorde, escuchas a otras personas y te das cuenta de que no conoces a nadie. Pero también hay gente que no toca nada y está haciendo dinero. Eres criticado porque tienes la capacidad de tocar y a tu novia no le gusta, pero sigues haciéndolo. ¿Por qué? Porque estás obsesionado con el jazz por la misma razón que un compositor en cien años va a tomar los Conciertos de Brandenburgo de Bach y se va a asombrar. Me pregunto si podría escribir algo así. De la misma manera alguien va a escuchar un disco de Art Tatum y dirá: “Creo que puedo tocar así”. Esos son los músicos que les van a hacer saber cuál es el futuro de la música y no tiene nada que ver con las compañía discográficas.

Tres deseos. Lo primero sería que todos realmente pudieran ver cuán igual es todo. Muchas veces peleamos sobre algo que no vale la pena. ¡Tú y yo tenemos 95 por cierto de similitudes, pero por el otro 5 por ciento voy a matarte! ¿Por qué? Solo desearía... Creo que solo tendría un deseo: si viéramos eso viviríamos mucho mejor. Es una cosa muy simple, no es tan complicado: un hombre viendo a otra persona como un igual.

Trompeta dorada

Wynton es hijo del pianista Elis Marsalis y hermano del saxofonista Branford, el trombonista Delfeayo y el baterista Jason.

Ganador de nueve premios Grammy, en las categorías de jazz y música clásica, recibió el Premio Pulitzer en Música en 1997.

Desde 1981, en que se lanzó el disco Wynton Marsalis, ha grabado alrededor de 80 álbumes, que incluyen música clásica.