El jazz, el género más evolucionado: Salvador Merchand

El baterista ha participado en los grupos de Héctor Hallal, Rodolfo Sánchez, Roberto Aymes, Eugenio Toussaint y Chucho Zarzosa.
Para festejar grabó un álbum doble.
Para festejar grabó un álbum doble. (Especial)

México

Salvador Merchand ha tocado todo tipo de música. En medio siglo de carrera, que celebra con el disco doble Privilegio (Urtext, 2014), lo mismo ha sido baterista de rock y de jazz, que ha tocado música de concierto, ha acompañado a cantantes y hasta espectáculos de striptease.

Originario de Teziutlán, Puebla, Merchand cuenta en entrevista con MILENIO que proviene de una familia musical. “Mi abuelo dirigía la Orquesta Azteca, que duró muchos años; mi abuela era maestra de música y mi madre pianista. Entonces la música estaba tan cerca de mí que no tuve otra opción más que ser músico”.

En el despacho de su abuelo había una fotografía de la Orquesta Azteca, en la que, a sus ojos, destacaba la batería. “Tenía cuatro o cinco años y el instrumento me llamaba mucho la atención. Cuando cumplí 10 años mi padre me regaló una batería muy sencilla y ahí arranqué mi vida como músico. Mi madre era fan del jazz, escuchaba a los grandes pianistas, pero como era muy joven no pude dedicarme al género, pues se requiere una estructura musical que dan los años”.

Ingresó en la música profesionalmente por la vía del rock, y luego acompañó cantantes. En un momento sintió que el momento había llegado, que ya contaba con una estructura musical, y se acercó a la música de sus sueños. “Me inicié con Manuel Ríos El Solomillo, Jesús Altamirano y José Luis Agüeros (hermano de Salvador), quien me invitó, cuando tenía 17 años, a formar parte de un grupo”.

Merchand ha tocado en los grupos de los saxofonistas Héctor Hallal, El Árabe, y Rodolfo Popo Sánchez, el contrabajista Roberto Aymes, el guitarrista Cristóbal López, los pianistas Eugenio Toussaint y Joao Henrique, la Orquesta de Chucho Zarzosa y su grupo La Cuarta Aumentada. Por eso, en el disco de 50 aniversario invitó a jazzistas con los que ha trabajado, “44 en total, de los más importantes dentro del género en México. La grabación se hizo específicamente para este álbum doble, con temas originales exclusivamente”.

El baterista comenta que empezó tocando rock and roll, “que es lo más fácil de tocar. Después estudié el instrumento y pude tocar en otros conceptos de la música y participar en 640 grabaciones. Trabajé en espectáculos con José José, Lupita D’Alessio, Guadalupe Pineda, Los Hermanos Castro y muchísimos más. He tocado con todos los músicos de jazz, y ahora estoy haciendo música de cámara con músicos como Carlos Prieto, Elena Durán y Edison Quintana. ¡He tocado hasta striptease! La última vez que hice este tipo de shows fue en el club del boxeador Mantequilla Nápoles: mientras la chamaca se encueraba yo tocaba una rítmica. Así que me ha tocado hacer de todo”.

Para Merchand, hoy secretario de Educación y Asuntos Culturales en el Sindicato Único de Trabajadores de la Música, “el jazz es la música más evolucionada que existe: para tocarla se tiene que contar con un gran nivel. Además, está el elemento de la improvisación, que es algo muy complejo y no se le da a todo mundo. Es la música del más alto nivel que existe hasta el momento; te lo digo yo, que he tocado todo tipo de música”.