• Regístrate
Estás leyendo: Jan Fabre rinde un homenaje a mujeres valiosas en su vida
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 12:11 Hoy

Jan Fabre rinde un homenaje a mujeres valiosas en su vida

El creador de la famosa y provocadora obra teatral de 24 horas Monte Olimpo presenta My Queens, exposición abierta en Bruselas.
Publicidad
Publicidad

El artista belga Jan Fabre rinde homenaje a algunas de las mujeres más importantes de su vida en una exposición abierta en Bruselas, Bélgica, la cual recibe el título

My Queens

, una muestra más de la “celebración al ser humano” del creador de la famosa obra teatral de 24 horas

Monte Olimpo

.  


“Todo mi trabajo, mi arte visual, mis escritos, mis obras, son siempre una celebración al ser humano, su vulnerabilidad y su fuerza (...) no podemos ser tímidos porque somos seres humanos sexuales. El sexo es algo bello y hoy vivimos en una sociedad que cree que el sexo es algo negativo”, señaló Fabre.  

Se refiere el dramaturgo a una de sus más aplaudidas representaciones —Monte Olimpo—, una bacanal de 24 horas de duración en las que se incluían escenas explícitas de sexo, con masturbaciones, erecciones y fisting (que consiste en introducir el puño en el ano), entre otras prácticas.  

“Pero no es todo sexo, a veces hay gente desnuda en mi escenario, pero ellos nacieron desnudos y el desnudo es un traje muy importante. En la tradición griega se hacían grandes celebraciones del cuerpo humano y la sexualidad. Y creo que se deberían hacer más”, argumentó.  

En el Museo de Bellas Artes de Bélgica, rodeado de obras del pintor barroco Jacques Jordaens, Fabre (Amberes, 1958) emplaza ocho bajorrelieves de mármol con el perfil de algunas de las mujeres más importantes de su vida desde hace más de 30 años, con nombres de reinas como su asistente María (de Hasselt), la actriz Els (de Brujas) o su amiga Bárbara (de Brujas). Todas ellas —mujeres maduras caracterizadas con un cucurucho de papel sobre su cabeza en representación de esa celebración, una vez más— rodean a una escultura del mismo mármol blanco que los bajorrelieves, también con un sombrero de papel, que representa la imagen de una sonriente niña de 14 años, bajo el título Mi futura reina: Elisabeth de Bélgica.  

Ella es la hija de rey Felipe de Bélgica y la reina Matilde, quien será la “primera mujer reina de Bélgica de la Historia” —dice Fabre— una forma de “celebrar el poder y la fuerza de la mujer” como símbolo de su importancia en el presente y en el pasado, pero con la mirada puesta en el futuro.  

Además de en Bruselas, Fabre muestra otra parte de su obra en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla (España), en la exposición Estigmas, que reúne hasta el próximo 2 de septiembre una retrospectiva (1979-2017) con más de 800 performances del artista.  

Entre ellas, algunas de sus primeras obras, como cuando todavía estudiaba en Amberes y decidió cambiar el nombre de su calle para poner “Aquí vive y trabaja Jan Fabre”, como Vicent van Gogh, o su Performance del dinero (1979) en la que recolectaba el dinero de las entradas, lo quemaba, y hacía dibujos con las cenizas.  

Una imaginación desbordante que le debe Fabre a su familia y a la fusión de una madre “rica y católica” que le leía a Baudelaire, y un padre “pobre y comunista” que le llevaba a ver dibujos y pinturas de Rubens a los museos.  

“Era un típico matrimonio belga, en el cual la imagen y el lenguaje iban juntos. Por ejemplo, por las tardes nos poníamos alrededor de la mesa y un día mi madre era Cleopatra y mi padre Marco Antonio, y al día siguiente mi madre era capturada por los indios y mi padre era un cowboy”, recordaba Fabre entre risas.  

A su país, Bélgica, le dedica la obra Belgium Rules y en la que hace un repaso por la historia de una región que describe como “un precioso país de los Monty Pyton”. “(Bélgica) es surrealista, somos un país muy pequeño pero (...) me siento orgulloso de sus tradiciones artísticas”, concluyó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.