Nuestra intención, trabajar la risa con la gente que más sufre: Iván Prado

El clown Iván Prado es fundador y director de Pallasos (sic) en rebeldía
El clown español, Iván Prado.
El clown español, Iván Prado. (Foto: Ana María Arroyo)

Puebla

"3 miradas, 2 objetivos, Festiclown Palestina 2011", es el documental que presentó ayer en Casa de Cultura de Puebla, el clown Iván Prado, fundador y director de ese festival y de Pallasos (sic) en rebeldía. En entrevista exclusiva con Puebla Milenio, el también maestro que ahora da un curso en Atlixco, explicó sobre el documento:

"Hemos estado en Palestina en los conflictos del 2004, 2009, 2010, 2011, 2012; hemos estado en el campo de refugiados de Líbano y en los campos de refugiados de Sahara, y en Argelia. Trabajamos en las favelas de Río de Janeiro, en las pacificadas y en las no lo están; llevamos desde 1995 trabajando en las comunidades zapatistas de Chiapas".

Y más: "El documental trata, en concreto de nuestro tránsito por esta zona del mundo donde se está jugando el futuro de la humanidad que se llama Palestina, trabajando con mujeres violadas, con niños encarcelados por el Ejército Israelí, actuando en zonas bombardeadas por Israel, con población completamente machacada por esta ocupación militar de 70 años, este genocidio sistemático que vive el pueblo palestino y dando formación a la escuela de circo de Ramala; dando formación a mujeres maltratadas, llevando la risoterapia, el clown y, sobre todo llevando este mensaje de que la humanidad está con el pueblo palestino, con la gente que más sufre. Que la risa es un arma de decostrucción masiva, de diversión masiva, que es el alimento para el alma, para la esperanza, que un pueblo con esperanza es un pueblo invencible y que no están solos".

Y eso, a través de la locura del payaso, de esa figura histórica que está con los humildes, con los de abajo, que está relativizando la estupidez humana, convirtiéndola en materia de trabajo creativo y que sobre todo lleva el mensaje de esperanza, de que a través de la ilusión, de la alegría, de la fiesta, del carnaval se puede construir un mañana mejor, explicó el clown español que llegó a trabajar con el EZLN en 1995.