La guitarra, un instrumento intimista: Eduardo Fernández y Paul Galbraith

Con músicos de diversas tendencias y nacionalidades, el Gran Festival de Guitarra de la Ciudad de México se realizará del 23 al 28 de febrero en el Colegio de Ingenieros Civiles y en el Centro ...

México

Andrés Segovia quien, además de guitarrista supremo se distinguía por su sentido del humor, dijo: “Entre las criaturas de Dios, dos, el perro y la guitarra, han tomado todos los tamaños y formas a fin de no ser separados del hombre”.

El instrumento protagonizará, del 23 al 28 de febrero, el Gran Festival de Guitarra de la Ciudad de México en el Colegio de Ingenieros Civiles de México y el Centro Cultural Ollin Yoliztli. Además de conciertos y clases maestras, se celebrará el Primer Concurso Internacional de Guitarra de la Ciudad de México.

En el encuentro participarán los escoceses David Russell y Paul Galbraith; los uruguayos Álvaro Pierri y Eduardo Fernández; el bosnio Denis Azabagic; el español Marco Socías; el polaco Marcin Dylla y los mexicanos Carlos Larrauri y Pablo Garibay, así como el Dúo Kupinski (Polonia) y Cavatina Dúo (España/Bosnia).

En entrevista telefónica con MILENIO desde Montevideo, Eduardo Fernández dice que la guitarra “es esencialmente un instrumento intimista, que no grita, pero lo que dice es muy expresivo por la posibilidad de modulación del sonido que tiene”. Desde Suiza, Paul Galbraith confirma que “tiene una intimidad, además de que es un instrumento que puede sugerir muchas cosas: puedes hacerlo sonar como oboe, como chelo, incluso como un cuarteto de cuerdas en miniatura”.

Si hace tiempo era posible distinguir formas de tocar por la procedencia de los músicos, ahora se trata de un estilo universal, asegura Fernández. “Hay guitarristas latinoamericanos, europeos, norteamericanos, japoneses y chinos, y cada cual tiene su personalidad. A veces eso es más importante que la región de la que provengas”. El músico escocés concuerda con la idea, ya que “muchos de los guitarristas viajan para estudiar y hay un acercamiento más homogéneo al instrumento”.

El músico nacido en Montevideo, capital uruguaya, asegura que en su tierra hay una larga tradición de guitarristas clásicos desde principios del siglo XX: “La estadía de Andrés Segovia durante algunos años durante la Guerra Civil española y parte de la Segunda Guerra Mundial ayudó mucho. También contribuyó al desarrollo el uruguayo Abel Carlevaro, con quien tuve la suerte de estudiar”. Y si bien Escocia no es una tierra con una larga tradición, sí ha aportado grandes guitarristas, además de que, asegura Galbraith, “hay una gran tradición de ejecutantes del laúd y de arpa que viene desde hace muchos siglos”.

Sobre la música que se escribe actualmente para guitarra en su país, el artista uruguayo considera que “existen muchísimas tendencias, desde las que están más o menos en un patrón folclórico, hasta estilos más modernistas o los que hacen una síntesis de las dos cosas. La multiplicidad de tendencias es tan grande que sería imposible sintetizarla en una palabra o dos; hay mucha variedad y tendencias”.

También en Escocia ha florecido el arte de la composición para el instrumento en varias tendencias, dice Galbraith. “Algunos de ellos reflejan la tradición folclórica escocesa, pero otros tienen otras tendencias. El repertorio se ha enriquecido con la participación de compositores inmigrantes. Es el caso de Peter Maxwell Davies, director de orquesta que se volvió escocés después de vivir allí un tiempo y ha escrito mucha obra para guitarra”.

EL ARTE DE UN REPERTORIO

El viernes 28 de febrero, a las seis de la tarde, Eduardo Fernández presentará un concierto que incluirá cuatro estudios de Fernando Sor, la chacona de la Partita No. 2 BWW 1004 para violín solo, de Johann Sebastian Bach, una transcripción del guitarrista a la Suite no. 2 para violonchelo solo, BWV 1008, también de Bach, y la Sonata para guitarra No. 2, de Carlos Guastavino.

El guitarrista explica que un programa musical es “como ir a visitar un museo: uno elige qué cuadro ve primero, cuál viene después... Uno piensa en contrastes, en similitudes, en mensajes que se dan por la simple yuxtaposición de obras, lo cual resulta muy interesante”.

Paul Galbraith, quien se presentará el mismo día a las ocho y media de la noche, dedicará la segunda parte de su concierto a obras de Bach, que incluyen suites para laúd. “En la primera parte abordaré una sonata de Haydn, una pieza Roberto Gerhard y unos valses de Enrique Granados. La idea era dar una gran variedad, pues lo mismo tiene barroco que clásico, romántico y moderno, cuatro tipos de repertorio”.

Para el uruguayo Eduardo Fernández, la guitarra “no grita, pero lo que dice es muy expresivo”.

El programa completo del festival puede consultarse en www.festivalguitarramexico.com