Los instructores de yoga deben trabajar más con los médicos

Las personas con poca preparación no saben guiar a practicantes con problemas de salud.
Cientos de personas realizan la práctica.
Cientos de personas realizan la práctica. (Nelly Salas)

México

Los instructores de yoga mexicanos, así como los practicantes, necesitan acercarse más a la comunidad médica para evitar lesiones, ya que el objetivo de esa disciplina es dar una herramienta de salud, dijo en entrevista con MILENIO Ana Paula Domínguez, directora del Instituto Mexicano de Yoga.

"Hoy en día hay formaciones exprés de 200 horas y si a uno de esos instructores les llega alguien que padece escoliosis —desviación lateral de la columna vertebral— y no tienen ni idea de qué hacer o qué posturas indicarle, entonces la persona puede lastimarse más", señaló.

Si alguien tiene una lesión, "yo le recomiendo que antes consulte a su médico para saber lo que puede hacer. También debe investigar cuáles son las escuelas de yoga restaurativo en las que hay maestros que los cuidan más y están mejor preparados".

Domínguez aseguró que en México hay un gran desconocimiento sobre las múltiples variedades de esa disciplina y sus beneficios, motivo por el cual organizan desde hace 13 años el Encuentro Nacional de Yoga.

Aunque no hay una vinculación con la comunidad médica, "es de nuestro interés acercarnos a ellos. Justamente platiqué con un ortopedista y nos dimos cuenta de que en México hace mucha falta unirnos".

Por ello, abundó, el instituto cuenta con un proyecto interdisciplinario en el que "el objetivo es enseñar yoga prenatal, pero para hacerlo estamos desarrollando el programa y los instructores van a mostrarlo primero a los especialistas para que, si ellos consideran que es adecuado, sea avalado por el Consejo Mexicano de Ginecología".

Ese tipo de alianzas resulta trascendental "porque está en riesgo la vida de un bebé. Sabemos que no se debe practicar yoga en las primeras 12 semanas del embarazo. Cuando sí se puede me parece fenomenal que se paren de cabeza, pero si no hay nadie que lo avale médicamente es mejor no hacerlo", destacó.

"El yoga puede ser una gran herramienta de salud cuando te mantienes en lo básico que es la respiración, la meditación y seis u ocho posturas. Hay prácticas muy simples y que pueden beneficiar a gran parte de la población", abundó.

El programa del 13 Encuentro Nacional de Yoga, que inicia hoy y concluye el domingo, cuenta con clases gratis para papás que vayan con sus hijos de entre tres y nueve años y la entrada libre al área de Expo-Yoga, así como pláticas, demostraciones de estilos y cursos de nutrición que cuestan 100 pesos al día por entrar a todas las sesiones.

También habrá un encuentro con un costo más elevado, pero dirigido a la gente que ya está adentrada en la disciplina con programas para intermedios, avanzados e instructores.

"Al final de cuentas la misión de nuestro instituto es llevar salud a los mexicanos a través de esta disciplina", concluyó.