PASO A PASO: Así empezó la Independencia de México

Antes de la madrugada del 16 de septiembre, Miguel Hidalgo y los conspiradores vivieron sucesos que culminaron en el del Grito de Dolores; aquí te los contamos…
El cura Miguel Hidalgo y Costilla, en una pintura del Grito de Dolores.
El cura Miguel Hidalgo y Costilla, en una pintura del Grito de Dolores. (Especial)

Ciudad de México

El 15 de septiembre de 1810 tuvieron lugar una serie de sucesos que culminaron en el Grito de Dolores con el que, la madrugada del 16, el cura Miguel Hidalgo y Costilla dio inicio a la primera etapa de la Guerra de Independencia de México.

Revive con nosotros, paso a paso, cómo fue que sucedió la sublevación insurgente.

TE RECOMENDAMOS: ¿Dónde nació realmente Miguel Hidalgo y Costilla?

El proceso histórico que conocemos como 'la independencia de México' es complejo y consistió de varias etapas. La primera de ella se cuenta desde el grito pronunciado por Hidalgo en Dolores hasta la captura y muerte de los primeros líderes insurgentes.

La guerra que inició entonces duró poco más de una década y concluyó con la separación política de México con respecto a España, la cual se consumó hasta 1821.

Antecedentes*

La rebelión independentista tuvo muchas causas: además de la explotación, la esclavitud, las presiones sociales y la imposibilidad de los criollos —los españoles nacidos en la Nueva España, como Hidalgo y Allende— de participar en la vida política, está la invasión napoleónica de España en 1808.

Ante esa intervención francesa y la forzada abdicación de los reyes de España, los habitantes de la Nueva España se vieron impedidos de participar en la defensa de los reinos.

El ayuntamiento de México había propuesta erigir una junta en defensa del rey español Fernando VII, pero lo impidió el golpe de estado de la Real Audiencia llevado a cabo por Gabriel de Yermo en septiembre de 1808. 

A partir de ese momento, empezaron a suceder reuniones y juntas secretas entre militares, civiles y religosos, que tenían la intención de derrocar al mal gobierno virreinal y 'guardar' el reino para Fernando VII, que estaba preso por los franceses. Algunas de esas juntas fueron descubiertas, como la de Valladolid —hoy Morelia— en 1808.

Una de esas juntas recibió el nombre de Conspiración de Querétaro, pues se realizaba —disfrazada de "tertulia literaria"— en la casa del corregidor José Miguel Domínguez, y de su esposa, doña Josefa Ortiz de Domínguez.

Esta conspiración tenía relación estrecha con la junta secreta que, en San Miguel el Grande —hoy San Miguel de Allende— dirigía el miltar criollo Ignacio Allende y convocaba a personajes como los hermanos Ignacio y Juan Aldama, Mariano Abasolo y otros personajes de relieve de la historia.

La junta dirigida por Allende, que estaba coordinada con la Conspiración de Querétaro, planeaba crear una red de conspiradores que incluyera a Querétaro y San Luis Potosí, y llamara al levantamiento para el 29 de septiembre de 1810, el día de San Miguel Arcángel.

El inicio de la independencia, paso a paso

9 de septiembre. La Conspiración de Querétaro es denunciada por el empleado de correos José Mariano Galván.

10 de septiembre. El capitán Joaquín Arias, quien participaba en las juntas secretas, al creer todo perdido, se autodenuncia ante la autoridad virreinal del alcalde Juan Ochoa.

13 de septiembre. El comandante Ignacio García Rebolledo recibe otras denuncias de la conspiración y obliga al corregidor a catear las casas de los hermanos Epigmenio y Emeterio González, que formaban parte de la reunión secreta y habían sido denunciados por Francisco Buera ante el cura Rafael de León. Al hallar armamento escondido en sus moradas, ambos son aprehendidos.


Epigmenio González (1778-1858)

14 de septiembre. Consciente del peligro que corría como participante de la Conspiración, el corregidor Miguel Domínguez encierra bajo llave en su habitación a su esposa, doña Josefa Ortiz, después apodada "La Corregidora".

15 de septiembre. Según cuenta la tradición, doña Josefa Ortiz de Domínguez alcanza a pasar un mensaje por debajo de su puerta con un mensaje a los conspiradores, avisándoles que han sido delatados. Éste lo recibe su vecino, Ignacio Pérez, quien también era conspirador.

15 sept. Llegan a San Miguel el Grande noticias de Guanajuato acerca de la denuncia de la conspiración, por lo que Ignacio Allende se dirige a Dolores para hablar con Miguel Hidalgo.


15 sept. Por su parte, Ignacio Pérez cabalga hacia San Miguel el Grande con el mensaje de doña Josefa, que es recibido por el conspirador Juan Aldama. Enterado de la denuncia, Aldama parte también hacia Dolores para reunirse con Allende e Hidalgo.


16 sept. Reunidos en la madrugada, Hidalgo, Allende y Aldama intercambian opiniones y, al no ver más remedio, deciden iniciar la sublevación. Un historiador apunta que Hidalgo dijo: ""Lo he pensado bien y veo que estamos perdidos; no queda más recurso que ir a coger gachupines".


16 sept, 5:00 am. Los ahora insurgentes liberaron a 80 presos que se encontraban en la cárcel y, con su ayuda, capturaron al gobernante local. Después, se dirigieron a la parroquia de Dolores, donde el campanero José Galván hizo sonar la campana para convocar al pueblo.


16 sept. 5:10 am. En el atrio de la parroquia de Dolores, Miguel Hidalgo arenga al pueblo a levantarse en armas contra el mal gobierno español, que ha abdicado a favor de los franceses. Ahí grita una consigna que quizá nunca conoceremos, pero que según Juan Aldama —que estuvo ahí— fue: "¡Viva América! ¡Viva la religión y muera el mal gobierno!"; hay quienes dicen que también gritó un viva por el rey Fernando VII.



* Con información obtenida en el Museo Casa de Allende (San Miguel de Allende, Gto.)

FM