Indagan cura "espontánea" en dos pacientes con sida

Según los autores de la investigación, una persona diagnosticada hace 30 años presenta un importante grado de inmunidad al VIH.
El hallazgo fue publicado en una revista especializada.
El hallazgo fue publicado en una revista especializada. (Shutterstock)

París

Dos hombres, uno de ellos chileno, infectados con VIH se curaron al parecer espontáneamente gracias a la integración en su ADN de una forma degradada del virus, reveló un estudio científico.

Los dos pacientes estaban infectados con VIH sin desarrollar la enfermedad ni tener una cantidad detectable de virus en la sangre, señalan los autores del estudio cuyos resultados se detallan en la revista especializada Clinical Microbiology and Infection. Ninguno de los dos había sido tratado.

“Esta observación representa una pista para la cura” del sida, explicó Didier Raoult, profesor de la facultad de medicina de Marsella, Francia, coautor del informe con otro equipo francés dirigido por el profesor Yves Levy.

El análisis realizado permitió reconstituir el virus hallado en el genoma de los pacientes.

Los investigadores lograron demostrar que el mismo estaba inactivado por un sistema de interrupción de la información suministrada por los genes del virus. El sistema denominado codon-stop marca el fin de la traducción de un gen en proteína. El virus se vuelve incapaz de multiplicarse aunque permanece presente en el ADN.

Esas interrupciones se deben a una enzima conocida, como el Apobec, que es parte del arsenal de que disponen los seres humanos para luchar contra el virus, pero que habitualmente queda desactivada por una proteína del virus.

El trabajo abre perspectivas de cura con el uso o la estimulación de la enzima, y también de detección en pacientes recién infectados, de aquellos que tienen una posibilidad de curarse espontáneamente, según los autores.

Según Raoult, podría además conducir a una revisión de la definición de curación que actualmente reposa únicamente en la idea de deshacerse del virus.

La infección por el VIH databa de hace 30 años en uno de los dos pacientes, de 57 años, diagnosticado en 1985, quien al parecer está inmunizado contra el VIH. En el segundo, un chileno de 23 años, fue detectada en 2011; había sido infectado tres años antes.

Ninguno de los dos tenía otros factores de resistencia al VIH. El estudio reposa sobre la hipótesis de que el virus del sida tendría el mismo destino que los cientos de retrovirus ya integrados en el ADN de los mamíferos.

La hipótesis proviene además de la observación realizada en koalas de que un virus de mono, causante de cáncer y leucemias, ya no los enferma tras la integración y la neutralización del virus en su genoma, explica Raoult.

“En los koalas que se han vuelto resistentes a este virus a través de ese fenómeno de integración, la resistencia es transmisible a la descendencia”, destacó Raoult.

Para los investigadores, se trata de un mecanismo probablemente muy común en otras epidemias, Por lo tanto, es lógico pensar que se produce en cierta cantidad de pacientes infectados con el virus.