• Regístrate
Estás leyendo: Incendios de los bosques, tarea de paseantes, agricultores y criminales
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 13:20 Hoy

Incendios de los bosques, tarea de paseantes, agricultores y criminales

Cuatro muertes y casi 190 mil hectáreas quemadas obedecen a factores múltiples, pero destaca el crimen, que ejerce control territorial, y la devastación agropecuaria.

Publicidad
Publicidad

Faustino Ibarra Guerrero, adscrito la brigada Puma 1 que combate incendios en La Primavera y su zona de influencia, ya contaba con años de experiencia y habilidades que sólo se adquieren con el bregar constante entre fuego, cañadas, viento y humo. El 26 de abril de 2017 le tocó afrontar su cita definitiva con el destino.

Hay testigos. "Recibimos reporte temprano y acudimos desde las tres de la tarde; fue en una zona muy accidentada, de repente el fuego brincó por una cañada por una ráfaga de viento, y Faustino se quedó atrapado y cayó de muy alto [...] Luis Alberto Armenta Hernández, otro combatiente, también se quedó y además de que aspiró mucho humo, se lesionó gravemente...". Al anochecer se completó el rescate. Faustino había muerto. Luis Alberto debió ser hospitalizado. Semanas después también falleció.

No fue, aparentemente, un caso aislado. Este combate fatal se dio en la Sierra de Ahuisculco, una de las estribaciones que rodean al valle Tala-Ameca, al poniente del área metropolitana de Guadalajara. Apenas una semana después, el 2 de mayo, otro siniestro ubicado unos 120 kilómetros al poniente, en el paraje La Virgencita, entre Mascota y San Sebstián del Oeste, ocasionó una tercera víctima: Gildardo de Jesús Fregoso Dueñas, de la brigada Semadet-Occidental 1. Y la cuarta muerte se acumuló apenas en las montañas del norte del valle de Ameca, en el área protegida Sierra del Águila, el 8 de mayo: Matías Aguayo Villagrana, de la brigada municipal de Ameca.

No hay explicaciones oficiales sobre por qué, experimentados combatientes pudieron cometer errores que les costaron la vida. Pero extraoficialmente, se señala el inquietante hecho de que los combates a bandas criminales de robo de gasolina en los valles de Tlajomulco y Ameca empujaron a gavillas enteras a la parte alta. Tierra de nadie: agazapados ante la ofensiva del ejército mexicano, buscaron refugio en el monte, como los bandidos de las viejas historias. Y para un criminal a la defensiva, cualquier hombre es sospechoso.

“Eso tuvo que ver con las muertes, y es algo que ni la fiscalía ni la secretaría de Gobierno le dejaron claro al gobernador cuando se criticaron los casos en el gabinete; no fue un tema de mala planeación ni de falta de equipos, fue evidentemente que se menospreció el factor de la presencia de grupos criminales, que cada vez condicionan más las posibilidades de un combate efectivo del fuego en las montañas de Jalisco”, advierte a MILENIO JALISCO un alto funcionario del ejecutivo estatal. La descomunal cifra acumulada de hectáreas afectadas por fuego en Jalisco, 189,900 hectáreas hasta el 31 de diciembre de 2017, la mayor cifra histórica en la historia de la entidad y segunda en la del país (la excepción es 1998, con Oaxaca), da veracidad al diagnóstico.


“Manantlán se quemó como no había ocurrido en muchos años”, se quejó el investigador de la UdeG, Enrique Jardel Peláez. La gran reserva de la biosfera, una de las joyas de la conservación en México, posiblemente rebasó quince mil hectáreas siniestradas. Los combatientes han debido lidiar desde que se constituyó la reserva, hace casi 31 años, con la fantasmal presencia de los sembradores de mariguana y amapola, que han cobrado vidas en algunos liderazgos indígenas de Ayotitlán y Cuzalapa; hoy la cosa es peor, porque el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) ejerce un control de territorio que va desde las zonas remotas hasta las cabeceras municipales regionales, y sobre todo tipo de actividades económicas. “Y hay muy pocos que estén dispuestos a enfrentar sus intereses; las siembras requieren a veces que se abran claros y el fuego les sirve de herramienta”, sostiene un veterano combatiente de fuego.

No solamente el elemento de la criminalidad ha hecho desastroso el año 2017 para los bosques. La titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, Magdalena Ruiz Mejía, señala la extrema sequedad y las altas temperaturas que se alcanzaron durante los meses de primavera y el comienzo del verano. También, la existencia de abundante material combustible-restos de plantas y árboles derribados- como efecto de fenómenos extremos, en especial, el violentísimo huracán 'Patricia', que no cobró vidas humanas pero sí arrasó con selvas y bosques del litoral y de la Sierra Madre del Sur.

El aspecto “cultural” terminó de cuadrar la crisis: en Jalisco, como “campeón agropecuario”, los productores parecen tener “cheque en blanco” cuando de aumentar su productividad, con riqueza y empleos, se trata. Muchos activistas ambientales denunciaron cómo las florestas derribadas resultaron una tentación irresistible para muchos agricultores o ganaderos “expansionistas”, que buscaban ampliar sus superficies productivas. Incluso en el caso de que no fuera así, la actividad agropecuaria es responsable de al menos una cuarta parte de los incidentes con fuego, pues se usa como herramienta para preparar la tierra o desbrozar agostaderos. La norma oficial mexicana 015-SEMARNAT / SAGARPA obliga a notificar a las autoridades de esas “quemas controladas”, pero es una de los preceptos más violados en todo el país.

Y la “cultura” también se apunta una clara responsabilidad con los paseantes ocasionales, descuidados, y a la postre, destructivos, de los bosques. El siniestro que más impacto tuvo en la opinión pública tapatía se liquidó en la misma jornada en que Gildardo de Jesús Fregoso Dueñas murió accidentado en Mascota. Un grupo de visitantes, en las inmediaciones del fraccionamiento Pinar de la Venta, habían dejado una fogata mortecina tres días antes. Esas brasas fueron realimentadas por el viento y se transformaron en un colosal incendio que alcanzo casi mil hectáreas, llevó toneladas de humo al área metropolitana de Guadalajara y ocasionó que se visibilizara por unos días la tragedia estadística de los bosques jaliscienses.

No todo es tan malo. 95 por ciento de las arboledas ya se han recuperado, pues fueron incendios superficiales que además dan nuevas oportunidades a especies adormecidas a la espera de su momento. Pero el humo se ha ido a acumular en la gran capa atmosférica de gases opacos que causan el creciente calentamiento de la tierra. En algunos casos, es el remate de un proceso de degradación de décadas. En otros, apenas lo detona. Muchos organismos parásitos, que cuando se salen de control se llaman plagas (normalmente, por causas humanas) también esperan aumentar sus conquistas a costa de árboles y ecosistemas debilitados. Hace falta más ciencia y tecnología para medir con precisión hasta dónde el fuego beneficia, y a partir de qué momento perjudica la historia de un bosque.

Lo cierto es que en 2017, dos de cada siete hectáreas quemadas en el país fueron en el estado de Jalisco, que se apuntó un hito histórico: 189,814.5 hectáreas quemadas en 759 incidentes. La cifra más elevada desde 1970. Cuatro muertos reclaman que esa pesadilla no se vuelva a repetir.


Claves

Los 5 peores años para Jalisco en incendios:

2017, con 189,814.5 ha

2016, con 68,264.6 ha

1979, con 53,486 ha

1983, con 48,588 ha

2013 con 48,331 ha

Fuente: Conafor

Los peores registros nacionales de daños, entre 1970 y 2017


1998: Oaxaca, con 241,708 ha y Chiapas con 198,808 ha

2017, Jalisco con 189,814.5 ha

1987 Chiapas con 134,004 ha

1988, Coahuila, con 127,498 ha

Fuente: Conafor


Inversión en prevención y combate de incendios forestales en Jalisco:

2013, 30.7 millones de pesos

2014, 30.3 millones de pesos

2015, 30.5 millones de pesos

2016, 33.5 millones de pesos

2017, 61.2 millones de pesos

2018, 94.4 millones de pesos

Fuente: Semadet



2018, inversión histórica contra incendios

La estadística no ayuda, pero quizás fue detonante para convencer al gobierno de Jalisco y a la Comisión Nacional Forestal de la necesidad de invertir más en la prevención y el combate del fuego forestal: 94.4 millones de pesos contra apenas un tercio en 2013.

“Entre otras cosas, con este recurso se ampliará la cobertura de horas vuelo del helicóptero El Colibrí y se adquirirá equipo especializado, herramientas y prendas especiales de trabajo para los brigadistas forestales. Asimismo se logró la basificación de 41 brigadistas y técnicos especializados, y se gestionó con la Comisión Nacional Forestal un recurso adicional de 2.4 millones de pesos para la contratación de 17 brigadas rurales con 170 combatientes para reforzar las áreas de mayor riesgo de incendios durante el periodo crítico”, informa la Semadet.

“También se gestionaron recursos adicionales para el establecimiento de un sistema de alerta temprana de incendios en el Área Natural Protegida (ANP) Bosque La Primavera, con una inversión de 18.5 millones de pesos, el cual se espera echarse a andar este año”.

Durante 2017 “se instalaron de tres mesas permanentes para la atención de las principales problemáticas de los incendios forestales: uso de fuego en terrenos agropecuarios, seguridad y coordinación institucional”. En estas mesas de trabajo participan la Conafor, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, la Secretaría de Defensa Nacional, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, la Policía Federal, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la Comisión Federal de Electricidad. De Jalisco, la Fiscalía General del Estado, la Secretaría General de Gobierno, la Secretaría de Desarrollo Rural y la Semadet.

“El fuego ya empezó, empezó de manera prematura, empezamos a combatir incendios en noviembre y también hago un llamado a que todas las personas, el 98 por ciento de los incendios son provocados ya sea accidental o incidentalmente”, alerta la titular de la Semadet, Magdalena Ruiz Mejía.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.