• Regístrate
Estás leyendo: El Incan ya erradica el cáncer de tiroides sin dejar cicatrices
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 06:36 Hoy

El Incan ya erradica el cáncer de tiroides sin dejar cicatrices

El método innovador consiste en que el abordaje de la intervención quirúrgica se realiza por la boca del paciente, a través de la cavidad que divide a los dientes inferiores del labio.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Blanca Valadez

El Instituto Nacional de Cancerología (Incan) es el único en México que realiza cirugías de cáncer de tiroides sin dejar cicatriz en el cuello entre los pacientes sin ganglios positivos, debido a que el abordaje de la intervención quirúrgica se da por la boca, a través de la cavidad que divide a los dientes inferiores del labio.

Kuauhyama Luna Ortiz, cirujano oncólogo del departamento de Cabeza y Cuello del Incan, explicó que el instituto lo envió a Tailandia, junto con Antonio Gómez Pedraza, para aprender y desarrollar la técnica denominada "Tiroidectomía transoral con abordaje vestibulae".

Una técnica esencial no solo por erradicar dicha neoplasia maligna, sino también el estigma que sufren muchos pacientes, sobre todo mujeres, que suelen ocultar con ropa y aislamiento las huellas que la cirugía tradicional contra la enfermedad deja en la piel del cuello.

"La cirugía tradicional de cáncer de tiroides consiste en realizar una incisión en la cara anterior del cuello dejando, justamente, una cicatriz grande en dicha área", explicó el especialista.

"Con esta nueva técnica, exclusiva para pacientes sin ganglios positivos, el abordaje se lleva a cabo por la cavidad oral. Se colocan tres trocares en la parte anterior de los dientes y a través de endoscopía, una cámara que mide un centímetro, llega a la tiroides, extirpa y saca el tumor", abundó Luna Ortiz.

Si bien, aclaró, ambas técnicas son igual de efectivas y válidas en este tipo de cirugía, la enfermedad, que de acuerdo con la Asociación de Pacientes Cáncer de Tiroides México (Amecat) tiene una prevalencia de casi 4 mil nuevos casos anualmente, afecta a mujeres en más de 90 por ciento de los casos.

Autoestima

"Es más que una cuestión estética. Una mujer con una cicatriz grande y profunda tiene afectaciones en su autoestima", destacó el especialista.

"Lo primero que vemos es el rostro y el cuello. Con una cicatriz de esa magnitud, como nos han referido nuestras pacientes, se sienten muy incómodas a la hora de pedir trabajo o de ir a laborar, de socializar y salir a la calle, muchas llegan al grado de aislarse, abandonar su vida social", detalló Luna Ortiz.

"Tener cáncer no debe ser un motivo de cargar con ese estigma, por eso en el Incan aprendimos esta técnica y, como parte de nuestros programas de capacitación y enseñanza, vamos a difundirla entre los médicos cirujanos, a fin de que se otorgue a todos los pacientes la oportunidad de realizar una vida lo más normal posible mediante una cirugía novedosa que elimina las cicatrices", destacó el especialista.

Prevalente y sin causa

Después del cáncer en la piel, el de tiroides forma parte de las neoplasias endocrinológicas más frecuentes en el área de cabeza y cuello, con un pronóstico usualmente bueno para los pacientes, dado que en la mayoría de los casos se cura con cirugía.

En el Incan, atienden alrededor de 150 casos al año en etapas avanzadas, cuando ya hay presencia de metástasis en ganglios e infiltración a otros órganos como tráquea, esófago o la laringe, inclusive en el pulmón.

El diagnóstico se logra con exploraciones locales, a través de ultrasonido, exámenes de sangre y toma de biopsia.

Luego de la cirugía el paciente recibe como tratamiento iodo radiactivo, pero cuando se va al pulmón esto ya no es opción. "Una de las características de estos pacientes es que pueden vivir con metástasis por años, por 10 o 15 años, y aunque van a sucumbir a la enfermedad en la tercera etapa de la vida, no lo hacen con mala calidad", comentó el experto.

Entre 1 y 2 por ciento de los casos presenta un comportamiento agresivo cuando hay etapas avanzadas y son pacientes mayores 60 años.

Por lo regular, el cáncer de tiroides forma parte de los tumores grandes y visibles. Se caracteriza por la aparición de un bulto (nódulo) en la tiroides; es decir, una gran masa en el cuello causando, en ciertos casos, dolor, cosquilleo en la garganta, dificultad al tragar o respirar, así como ronquera y cambios en la voz.

Los principales tipos de cáncer de tiroides son papilar, folicular, medular y anaplásico. El más común es el papilar, que es el menos agresivo, de crecimiento lento y el de mejor pronóstico.

Luna Ortiz detalló que de acuerdo a investigaciones científicas este tipo de cáncer está más relacionado con la exposición a la radiación nuclear, como fueron los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki en el año 1945 y el desastre de Chernóbil en 1986, que provocó la liberación de radiación hacia la atmósfera de radioisótopos en forma de partículas y gases en la Unión Soviética y países cercanos.

Según Luna Ortiz, "en México son inexistentes este tipo de fuentes nucleares y, por lo mismo, se desconocen con exactitud las causas específicas, aunque, en algunos casos, se han detectado antecedentes con cáncer medulares en tiroides, con bocio, lo cual es poco frecuente y se presenta en 1 por ciento" de los enfermos.

En el país "hay zonas bocígenas como Hidalgo y en el norte Chihuahua. Pero carecemos de un censo nacional de estas neoplasias que nos ayuden a ubicar zonas geográficas prevalentes", destacó el experto.

Uno de los problemas son los costos de tratamiento que afectan la economía familiar, pues se calcula que este tipo de cáncer generó un gasto de mil 600 millones de dólares en 2013 y es posible que exceda los tres mil 500 billones en 2030 a escala mundial.

En el Incan el gastos hecho por las familias es mucho menor debido a que atienden a pacientes sin seguridad social y de bajos recursos económicos.

Datos de la neoplasia

El cáncer de tiroides es una de las neoplasias endocrinológicas más frecuentes en el área de cabeza y cuello. Entre las estadísticas de esta enfermedad destaca:

3 mil 946 casos se registran anualmente en México según la Amecat

214 defunciones causa esta neoplasia en el país, según datos de Globocan

85 por ciento de esos tumores en México son de tipo papilar, el menos agresivo

150 casos en etapa avanzada son atendidos en el Incan anualmente

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.