El Incan busca curar con arte monumental

Por iniciativa de Grupo Milenio, el Instituto Nacional de Cancerología inauguró dos murales a propósito de su 70 aniversario.
Los murales efímeros Paisaje Rizoma y Códice de vida se encuentran en el Instituto Nacional de Canerología
Los murales efímeros Paisaje Rizoma y Códice de vida se encuentran en el Instituto Nacional de Canerología (Foto: Leticia Sánchez )

Ciudad de México

Los murales efímeros Paisaje Rizoma, de Arturo Buitrón y Códice de vida, de Cristina Sandor, fueron inaugurados la noche de este jueves en el lobby de la nueva torre de hospitalización del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), a propósito de su 70 aniversario.

TE RECOMENDAMOS: El arte está padeciendo a sus mercenarios: Avelina Lésper

Avelina Lésper, directora de la Colección Milenio Arte, indicó que "nunca antes en México se había comisionado una obra monumental sobre un soporte translúcido, es la primera vez que se hace y se hace para el Incan, con la intención de generar un remanso de paz entre los médicos, trabajadores, pacientes y familiares".

Subrayó que gracias a la compañía Epson, marca líder mundial en impresión e imagen digital, los murales fueron reproducidas sobre vinil y colocados en los vidrios de las instalaciones del hospital, de modo que se crearon dos salas de exhibición: una localizada en la recepción y sala de espera y otra, en el enorme puente que conecta al edificio principal con la torre vieja del centro médico.

En el acto inaugural, el doctor Abelardo Meneses, director general del INCan, recordó que este instituto, "orgullo de Mexico", se creó el 1946 hace siete décadas. De acuerdo con sus estatutos estaba destinado a los pacientes indigentes o económicamente débiles, y excepcionalmente para aquellas personas con mayores recursos.

Agradeció a Avelina Lésper y a los artistas, quienes con su obras brindaran equilibrio y tranquilidad no sólo a los pacientes sino a todos los que laboran en ese hospital.

"En el primer nivel, las formas y los colores del Códice de vida, se traducen en la recuperación, la gente que ha pasado por los consultorios, que sale de cirugía y que transita por este puente que ahora está convertido en una sala, que lleva el nombre del doctor Alejandro Mohar, encuentren ese momento reflexión".

En nombre del ingeniero Francisco González, presidente del Patronato, Alfredo Cantú, director de dicho Patronato, dijo sentirse orgulloso de que con iniciativas como ésta se le pueda dar una esperanza de vida a los pacientes en México.

En su intervención, Mauricio Doce, Gerente de Mercadotecnia y Comunicación de Epson para México, indicó que cuando Avelina Lésper les presentó este proyecto inmediatamente se enamoraron de él, sobre todo por su sentido humano.

El maestro Arturo Buitrón anunció que donará una obra en encáustica de tres metros para un muro de la escalera del hospital, como una forma de apoyar al INCan. Por su parte,  la maestra Cristina Sandro donó las 40 obras pastel, acuarela y acrílico que hizo para ser digitalizadas e impresas en el puente del hospital, con la finalidad de que sean subastadas para obtener recursos para el INCan.


ASS